Libros que predijeron el futuro

No es novedad que soy un apasionado de la ciencia ficción y géneros relacionados. Creo que desde siempre, pero recién tuve la oportunidad de despuntar el vicio cuando iba a la universidad, mechando los libros de estudio con literatura fantástica.

Así fue que conocí a los grandes del género y descubrí porqué eran, precisamente eso, grandes, referentes e infaltables en cualquier biblioteca.

Gracias a Internet pude conseguir muchos títulos que acá eran (lo siguen siendo) imposibles de encontrar, compraba todo online o algún amigo de otra ciudad o país me enviaba algún libro que le encargaba. Aproveché cada viaje para visitar las librerías de las ciudades grandes (Córdoba y Buenos Aires, Rosario la conocí ya de viejo) en busca de aquella obra que me estaba dando vueltas en la cabeza, o esa que me recomendaron, o para completar alguna saga.

Actualmente tengo muchos libros exclusivamente de ciencia ficción, fantasía y terror, no sé cuantos pero la última vez que conté eran como 600, sin contar los digitales.

Algunos todavía los tengo esperando turno para ser leídos, porque siempre compré a un ritmo superior al de lectura por temor a no poder conseguir nuevamente ese libro que tenía al frente, además, llegó el Kindle y con él muchos libros juntos para leer en cualquier parte.

Por eso, al ver la imagen que compartió Laura en Facebook, no podía dejarla pasar y observar, con cierto orgullo, que muchos de esos títulos están en mi biblioteca y tuve la oportunidad de leerlos.

Mucha gente considera que la ciencia ficción es literatura de anticipación, aunque no es ese su fin, solo que, en algunos casos, al utilizar situaciones, hechos y elementos científicos reales o teóricos, y extrapolarlos, en algunas ocasiones el autor puede imaginar algo que hoy no existe pero más adelante puede que sí, en caso de transitar por cierto camino.

De hecho, hay muchas visiones futuristas que no se han acercado para nada a la realidad, imaginadas por genios de la ciencia ficción, pero no por eso dejan de ser entretenidas y cumplen su rol.

Pero veamos algunos casos donde el escritor ha dado en blanco:

Visto en PrinterInks.

Predicciones

Primeras y últimas palabras de cada Doctor

Si hay algo que me gusta de Doctor Who es la variedad de actores y personalidades que adquiere el protagonista a lo largo de sus cincuenta años de emisión.

Desde el primero, interpretado por William Hartnell hasta el actual, caracterizado por Peter Capaldi, El Doctor ha tenido doce personalidades diferentes (en realidad algunas más pero no viene al caso), con mayor o menor grado de aceptación por parte de sus seguidores.

De la “era moderna”, mi favorito es, sin lugar a dudas, David Tennat, quién interpretó al décimo Doctor durante tres temporadas y algunos capítulos especiales.

Estas son las primeras y las últimas palabras de cada una de las encarnaciones del Doctor, a lo largo de sus doce personalidades.

Visto en Geeklogie.

Doctor Who

Links de lunes

Seguimos en picada, despidiendo el año que se va a los pedos, sin freno.

Mientras muchos ya están pensando en las vacaciones, otros aprovechan y piden su regalito de navidad en forma de aumento de sueldo, en tanto que otros aprovechan para auto-regalarse lo que puedan manotear, obviamente sin pagar por ello.

Muy fea la situación en varias ciudades, la policía que se acuartela y permite que los malvivientes hagan lo que se les cante, y estos últimos que aprovechan la ausencia policial para cagarse en el laburo de los comerciantes.

Pero basta de pálidas, vamos a ver un poco de enlaces:

Posts recomendados:

50 aniversario de Doctor Who

Mañana se cumplen cincuenta años del estreno de LA serie de ciencia ficción: Doctor Who.

Así es, un 23 de noviembre de 1963 hacía su aparición televisiva el Doctor, en su primera apariencia humana conocida, porque al día de hoy van once aspectos diferentes (sin contar las encarnaciones ocasionales). Desde entonces, y al día de hoy, la serie sigue en el aire (interrumpida entre 1989 y 2005) y cada día suma más adeptos.

En ella han aparecido actores de renombre y participado grandes escritores, como Terry Nation, Henry Lincoln, Douglas Adams, Robert Holmes, Terrance Dicks, Dennis Spooner, Eric Saward, Malcolm Hulke, Christopher H. Bidmead, Stephen Gallagher, Brian Hayles, Chris Boucher, Peter Grimwade, Marc Platt y Ben Aaronovitch.

A modo de festejo, está prevista una proyección en cines y, obvio, televisiva por BBC, del esperado capítulo “The day of the Doctor”; un episodio especial en el que se dará a conocer el rostro del doceavo Doctor (encarnado por Peter Capaldi), quién estará en la serie desde la siguiente temporada.

Para celebrar el medio siglo de la serie de ciencia ficción más longeva de la historia de la televisión (y no sé si no es también la serie de TV en general más larga), Google, que de vez en cuando nos hace un mimo frikonerd, se despachó con un doodle jugable que va a quitarles varios minutos (u horas) a más de uno.

Y es que el Doctor lo vale, es un tipo que nos trasciende, está más allá de nosotros, nos puede gustar o no, pero es innegable, como Maradona o Gardel.

Link: Doctor Who 50th Anniversary.

Pueden probar el doodle aquí.
doodle-drwho
doodle-drwho2

La Jetée

Visitando la fanpage de una revista de fotografía, me encuentro con películas recomendadas que tengan relación con el tema.

Entre ellas, figura La Jetée de Chris Marker, de la cual no tenía conocimiento sobre su existencia hasta ese momento (mal lo mío).

La película en sí, de 28 minutos de duración, se trata de una secuencia de muy buenas fotografías en blanco y negro, con un relato en off que va narrando la historia que se ve en las imágenes.  Dicha historia narra la historia de un hombre, sobreviviente de la tercera guerra mundial, alojado junto al resto de los supervivientes en refugios subterráneos para protegerse de la radiactividad de la superficie terrestre.

El protagonista es sometido a diversos experimentos de viaje temporal, por parte de los líderes de esta nueva sociedad, para buscar alguna solución en el futuro o modificar los errores del pasado. Argumento que inspiró a Terry Gillian para crear 12 monos, con Brad Pitt, Bruce Willis y Madeleine Stowe.

Para mi, más que inspiración es una especie de remake, la trama es casi idéntica, con la salvedad que la nueva versión es una película con movimiento en toda su duración y no una secuencia de fotografías como la primera.

Recomiendo ver la versión francesa para comparar y de paso conocer una buena obra cinematográfica de ciencia ficción.

Links de lunes

Lunes que parece…lunes, que más. Y no me salgan con que mañana no se labura y hoy sería como un viernes, porque después de los viernes yo tengo dos días feriado y ahora sólo habrá uno con sabor a domingo.

Lo que importa es que hoy comienza la semana y tenemos que cumplir.

  • La semana pasada arrancó la nueva (y última) temporada de Dexter y en Fox lo celebraron con esta torta.
  • Tengo muchos libros de la colección de ciencia ficción de Ultramar y siempre me llamaron la atención los dibujos de las portadas, acá una nota sobre Toni Garcés, el artista que ilustró esa colección.
  • Breve introducción al Kirk-Fu, el arte marcial de la Enterprise.

Posts recomendados:

  • 7 aplicaciones Android gratis imprescindibles en una primera cita (Dotpod).

Man of Steel y el honor como ejemplo

Hace un par de días, finalmente, vi la nueva película de Superman, Man of steel, que venía esperando desde hace tiempo.

Las películas de superhéroes tienen esa cosa que atrapa a niños y adultos, son lo que de chicos queriamos ser y nos remiten a la infancia cuando estamos grandes.

Me pasó al ver la primera película de El Señor de los Anillos, que me emocioné hasta las lágrimas al ver materializados los personajes y paisajes descriptos por Tolkien, mientras recordaba cómo me los había imaginado al leer los libros.

Así como la gran S que Superman lleva en el pecho, representa la esperanza, los superhéroes magnifican muchos de los valores que consideramos correctos, potenciados con algunas capacidades extraordinarias que, aunque parezca que le faciliten las cosas, en realidad le complican la existencia.

Es verdad que hay personajes discutibles, anti-héroes que terminan haciendo lo correcto quizás en contra de su voluntad, caso Batman o Wolverine, pero también tenemos a los otros, que llevando una vida corriente y por demás complicada, no se aprovechan de sus cualidades superlativas para su propio beneficio, como Spider-Man o el superhéroe por excelencia: Superman.

El Hombre de Acero es el modelo de superhéroe, repleto de poderes, toda la facha, la gente lo adora, pero sobre todo, tiene una moral intachable.  Es el tipo físicamente más poderoso del planeta y sin embargo no tiene problema en dejarse humillar por seres inferiores, en lugar de aplastarlos y enseñarles quién es el que manda. Porque a él no le interesa ser el que manda, su motivación reside en hacer del mundo un lugar mejor, dejar un buen legado a las siguientes generaciones, ya sea salvando a la humanidad de las amenazas de los supervillanos o dando el ejemplo sobre respeto, humildad y compromiso.

Clark Kent, su alterego, es la máscara que utiliza para mimetizarse entre aquellos a quienes protege, al igual que Peter Parker, trabaja de periodista en un diario, como si el mensaje fuese que los reporteros son los héroes de estos tiempos (tiempos que arrancan a mediados del siglo pasado, claro). Entre la gente común no se destaca por ser muy valiente ni ingenioso, todo lo contrario, se hace pequeño entre quienes son inferiores a él, como una especie de mesías.

De chico le enseñaron que sus poderes iban a ayudarlo a sobresalir, pero que tendría que tomar la decisión sobre qué hacer con ellos, si ayudaría a quienes lo necesiten o, por el contrario, se aprovecharía de su superioridad para someterlos. Afortunadamente, su elección fue la mejor para nosotros, y no sólo porque Kal-El sea un moralista extremo, su personalidad estuvo moldeada por buenos padres, modelos en los que él se reflejó e intentó honrar con sus actos.

Este, es un mensaje excepcional, de lo mejor que uno puede transmitirle a sus hijos, aunque no sea con palabras, simplemente llevándolos al cine a ver una de superhéroes.