Mi primera media maratón

Así es, ayer, luego de un año de salir a correr por primera vez y con un par de meses de entrenamiento, completé mi primer carrera de 21K, en el marco de los festejos por el aniversario de la fundación de la ciudad de La Rioja.

A diferencia de otros eventos, en esta oportunidad no se trataba de una carrera popular sino del Campeonato Argentino de Media Maratón, aunque hubo mucho público y corredores amateurs, especialmente en la distancia de 7 kilómetros.

Inicialmente, iba a participar en los 7K, que es una distancia cómoda para mi, pero nos decidimos por los 21K con un par de amigos. Uno de ellos es quién me está ayudando con los entrenamientos, y me dijo que si hacía los 21K, me lo tome como si fuese el fondo del domingo, que lo haga tranquilo, utilizando la carrera, con el entorno y todo lo que esto motiva, para completar la distancia, sin pensar demasiado en el ritmo. Así lo hice, o al menos lo intenté.

21k-rioja

Desde el principio de la carrera me mantuve tranquilo, corriendo a un ritmo constante, algunos segundos por debajo de mi ritmo de 10K, obvio que me fui al fondo del pelotón mientras veía pasar algunos competidores -no elite- que parecían velocistas, sabiendo que en algunos minutos volvería a encontrármelos. Tal cual. En los primeros tres o cuatro kilómetros pasé a varios competidores, algunos caminaban, otros estaban parados con las manos en la cintura, y algunos llevaban un ritmo más lento pero no se detuvieron.

¿Por qué cuento esto? Porque mis objetivos para esta primera experiencia eran dos:

  • Completar la distancia.
  • No quedar último.

Pude cumplir con ambos, apenas con el segundo, ya que muchos de los que quedaron detrás mío en esos primeros kilómetros, sólo corrían 7K y se detuvieron en la línea de meta al completar la primera vuelta, dejando en el circuito a los elite, corredores federados y algún que otro recreativo.

Afortunadamente, todos los que corrimos los 21 kilómetros pudimos completar la prueba, no supe de nadie que haya abandonado, aunque me comentaron que un competidor dejó la carrera sobre el principio de la misma.

El ganador de la prueba fue el riojano Gustavo Frencia (1 hora 6 minutos 45 segundos) , que dejó al segundo muy atrás, algo así como 3 minutos de diferencia, y además me pasó dos veces en tres vueltas, sacándome como 12 kilómetros sobre 21 🙂

Estoy muy contento, tanto por haber podido completar la carrera como por la forma en que lo hice, tranquilo, con un ritmo cómodo y superando en más de 10 minutos mi tiempo estimado.

Ahora a recobrar energías y ponerme a punto, porque llego justito con la recuperación, para los 21K de Nike en Buenos Aires, competencia que originalmente iba a ser mi debut en media maratón.

Muchísimas gracias a todos lo que me hicieron el aguante.

Llegué!

Adiós Adrián

Adrián FlorenzaUno, que tiene cierta edad, ha pasado por muchas cosas en la vida, cosas lindas y feas.

Desde la mayor alegría, como el nacimiento de mis hijos, hasta momentos dolorosos como el fallecimiento de mi papá o de algún amigo.

Hace no mucho más de un año, me enteraba del fallecimiento, repentino, de un gran amigo que hice gracias a Internet. Ese día me la pasé llorando y me marcó bastante. Aún hoy, no puedo creer que el pibe, de veintipico, ya no esté entre nosotros.

Hoy es uno de esos días.

El amigo Adrián se nos fue, también de golpe, cuando nadie lo esperaba, y nos dejó a todos angustiados, incrédulos ante la noticia.

No lo conocí tan bien como me hubiese gustado, pero en lo poco que lo traté supe que era un tipazo, muy buena onda, solidario como pocos y que se hacía querer de entrada.

No hay mucho que se pueda hacer ante estas situaciones, más allá de lamentar su partida y acompañar, en lo que se pueda, a la familia.

Chau, canalla querido, se te va a extrañar muchísimo.

Un 1° de abril de 2010

Hace 10 años, con Sergio y Halle, le hicimos una entrevista falsa al Teto para un blog que teníamos en común, llamado CafeGeek.

Según se podía leer, El Teto se alejaba de Internet por cuestiones personales, entre ellas una pelea conmigo por un tema en el que no estábamos de acuerdo.

Acá la entrevista en cuestión, rescatada de The Wayback Machine (el sitio original desapareció), que copio y pego para no perderla porque es un lindo recuerdo 🙂 Continúa leyendo Un 1° de abril de 2010

Necesito un gadget para correr

No quiero ponerme pesado, pero nuevamente voy a hablarles de mi nuevo hobbie: el running.

Y lo de nuevo es relativo, ya que arranqué con esto hace unos 1o meses (en abril del año pasado) y desde entonces no pude parar, salvo algún bajón en la cantidad de sesiones semanales pero nunca lo corté del todo.

A medida que fui avanzando, me di cuenta que necesitaba algo más que ganas y tiempo para salir a correr.

Al principio salía a correr con zapatillas de tenis, que uso para jugar al padel, el celular en el bolsillo o en la mano y los auriculares del móvil, necesarios para seguir el plan C25K. Vinieron cambios de auriculares por unos deportivos, primero con cable y luego inalámbricos, a lo que se sumó el brazalete para llevar el teléfono con comodidad.

Pasadas las primeras semanas decidí pasarme a las zapatillas de running, mucho más cómodas y livianas, pero sin tener mucha idea de lo que estaba comprando. Tuve suerte y nunca me molestaron, hasta hace un tiempo, pero esa es otra historia.

Completados los programas de 5 y 10 km me di cuenta que no sólo podía hacerlo sino que me era posible mejorar, al punto de animarme a correr alguna carrera popular. Dejé la cinta del gimnasio y volví a correr exclusivamente en la calle. Al poco tiempo largué el teléfono y los auriculares y aprendí a dejarme llevar, soltarme, permitir que mi cabeza vuele por donde le plazca mientras las piernas se turnan en el impulso.

Ahora estoy en un momento en el que necesito controlar mejor lo que hago, saber cómo va mi ritmo cardiaco (no tengo 20 años), a cuánto estoy haciendo el kilómetro, qué distancia voy recorriendo y poder ajustar mi paso al vuelo de acuerdo a esa información. Lo que hago es salir por dos o tres circuitos que tengo medidos y con check-points en distintas distancias (400 metros, 1 km, 2 km, etc) y controlar el tiempo con mi reloj común. Esto me sirve por el momento, pero no siempre porque a veces me dan ganas de correr en lugares nuevos y no tengo idea de la distancia recorrida, salvo a “ojímetro” de acuerdo al tiempo empleado.

Necesito un gadget para correr que me tire estos datos y pueda consultar durante la carrera. El celular no es opción porque no puedo verlo cada vez que quiera, salvo que lo lleve en la mano, lo que es muy incómodo, así que supongo que deberé optar por alguna pulsera tipo FuelBand, FitBit o similar, o bien por un reloj con pulsómetro y gps.

No conozco las primeras así que no sé si te brindan toda la información al momento o hay que conectarlas luego a la pc para descargar los datos, tampoco sé de los segundos, pero veo que es lo que utilizan los corredores que ya llevan un tiempo en esto.

Así que acudo a vuestra sapiencia para pedir consejo, referencia y recomendaciones.

Muchas gracias.

Sobre la convivencia

Ayer, en la oficina, un compañero me preguntaba sobre la convivencia en pareja. Parece que el pibe está por dar el gran salto y, siendo el más experimentado en esas cuestiones en nuestra área, se le ocurrió pedirme algunos tips 🙂

Entre lo que charlamos sobre el tema, en un momento le contaba que muchas cosas se resuelven negociando, lo cual significa ceder un poco cada uno. Le dije que a veces es uno el que cede más y otras veces es ella, pero por lo general, en parejas de mujer-hombre, el que más termina cediendo es este último, por una cuestión lógica: la mujeres suelen tener la razón más a menudo que nosotros.

En fin, revisando los links que tenía para ayer, me di con uno que no publiqué porque me parecía que daba para una entrada propia (la presente), debido a la temática: es un flowchart que nos ayuda a responder a la pregunta ¿debería confrontar a mi esposa?

Ustedes decidan.

No discutas

Corriendo por la vida

Clic para ampliarEl año pasado les comentaba de mi incursión en el running, de la mano del programa C25K. Lo hice más que nada por una cuestión estética y de salud, mi peso se estaba disparando hacia arriba y había llegado a un talle que para mi era lo máximo que podía soportar.

Como hago siempre que me acuerdo de esto, voy a agradecer mis mentores Clau, Joan y Ceci, por quienes me enteré de la existencia de C25K y me decidí a mover las piernas.

Pude completar las nueve semanas del plan y los beneficios fueron evidentes: baje de peso y de talle de pantalones (comprobado en varias oportunidades) y me sirvió para mejorar la capacidad aeróbica en padel, aguantando mejor los puntos largos y recuperarme más rápido, amén de cansarme menos en el mismo tiempo de juego.

Intenté continuar con el paso siguiente, pasar de 5 a 10 km, pero no pude seguir el programa por una cuestión de tiempo, ya que mis sesiones de running eran en la cinta del gimnasio y muy de vez en cuando en la calle, y no daba trotar durante una hora en la cinta y de ahí meterle a los fierros, terminaba destrozado.  Hace un tiempo, cambié de gimnasio y en el nuevo no tienen cinta, así que no podía correr ahí, lo que me obligó a volver a la calle, aunque no tan seguido como me hubiese gustado, lo que sumado al clima de mierda del verano riojano, me hicieron caer de tres sesiones a una sola por semana.

Afortunadamente, me animé a correr con calor y todo, aprovechando las últimas horas del día, acompañado con mucha agua y ropa fresca, y pude volver al ritmo habitual, aunque con sesiones que no superaban los 35-40 minutos y un máximo de 6 km. Y entonces llegaron las vacaciones en las sierras de Córdoba, con lindo clima, río y terrenos que invitaban a correr hasta quedar sin piernas.

Salí a correr por la orilla del río en San Antonio de Arredondo (a unos 4-5 kms) de Carlos Paz y luego comentaba en Twitter que me había olvidado de llevar el armband para el celular y tuve que usar el mp3 de mi hijo, que pesa menos y cabe cómodo en el bolsillo del short. Matías me dijo “hacete hombre, corré sin auriculares” y de paso me comentó que había una carrera en esa localidad al día siguiente. Así que nos inscribimos con los enanos, corrimos, cada cual en su categoría, y pasamos una tarde-noche increíble, con muchísima energía por parte de la organización y la gente que se sumó para participar. Fue mi primera experiencia corriendo en un evento y la disfruté muchísimo, anduve bien, llegué entero y con mucho resto, algo que no me esperaba, aún cuando la distancia era corta.

Seguramente, alguien pensará que llego tarde a esto, lo cual puede ser cierto pero no me preocupa; de hecho, en la carrera de San Antonio de Arredondo, participó un corredor que tiene la edad de mi abuelo (83) y corrió la misma distancia que yo y lo hizo más que bien. Si tomo a ese señor como parámetro, podría afirmar que me quedan varios años para seguir dándole al trote.

Ahora me preparo para hacer 10 km, que si me pongo los corro, pero quiero hacerlo con dignidad, sin terminar todo roto. Por ahora vamos bien, ya veremos como llego al final del plan, mientras tanto, sigo disfrutando de las corridas y el cansancio posterior.

Mientras las piernas me puedan sostener, no debería preocuparme por el resto.

Cerrado por vacaciones.

Sí, ya sé que me ausenté sin aviso durante mucho tiempo. Pido disculpas, pero todo tiene una explicación: estaba de vacaciones.

No se asusten, el sitio no quedó abandonado…bueno, un poco, pero no se cierra ni deja de actualizarse, de hecho acá estamos y el lunes tendrán sus links habituales.

Estuve de viaje y casi no me conectaba, a excepción de actualizaciones de estado en Facebook y algún que otro tweet, que no es lo mismo que escribir un post, linkear, buscar y añadir imágenes, y todo lo que supone escribir un post en el blog.

Tampoco quise dejarle la tarea a mis amigos, como suelo hacer todos los años, ya que ellos también tienen derecho a descansar y no quería cargarles ese compromiso.

Recién hoy el clima riojano está lindo y me permitió sentarme un rato en la computadora, por lo que aproveché para procesar algunas fotos de las vacaciones y de paso dar señales de vida por acá.

Repito, no está cerrado, solo de vacaciones hasta el lunes.