Feliz 2013

familiaAntes que nada, les aviso que este post es demasiado personal, así que si no quieren aburrirse, pasen de largo y vuelvan prontoS.

Ahora sí, a lo que iba.

Llegó el 2013, el primer año desde 1987 que tiene todas sus cifras diferentes, según pude leer en Twitter, lo que debe ser como un picnic para los numerólogos y demás chantas profesionales de la pelotudez estupidez.

Para muchos, la llegada del 2013 es un alivio, una especie de limpieza del año pasado que no les fue favorable, en mi caso, la llegada del año nuevo marca el momento en que me relajo y me preparo para arrancar de nuevo, mirando lo que se hizo durante el ciclo anterior.

El 2012 fue raro, arrancó llevándome de paseo por Uruguay, donde mis niños pudieron conocer el mar del otro lado del continente (ya lo habían hecho por la costa occidental en 2011) y siguió con uno de los momentos de mayor temor de mi vida. Apenas regresamos de las vacaciones me internaron por cólicos renales debido a un cálculo que se desplazó desde el riñón derecho a la vejiga, dicen que es uno de los dolores más fuertes que existen (está en el top 5), en mi caso fue lo más doloroso que me haya pasado.

Esto, además de pegarme un susto tremendo me hizo tomar medidas más saludables en mi vida, que tampoco es un descontrol, pero no viene mal cuidarse un poco más. Arranqué con la alimentación, bajando un poco los alimentos de origen animal, tomando mucha (muchísima) agua para que mis riñones laburen como corresponde; seguí por la actividad física, metiéndole más esfuerzo.

Así, una cosa fue llevando a la otra y casi sin darme cuenta estaba jugando torneos de padel como antes. Conocí mucha gente, me hice de varios amigos, muchos rivales, aprendí a jugar de otro modo y terminamos el año jugando el máster de nuestra categoría y ascendiendo a la siguiente casi sin pensarlo. Todo por una partícula de calcio de 5 mm 🙂

2012 fue el año en que más veces visité Buenos Aires, con un total de cuatro viajes, tres laborales y uno personal.  Este último fue de lo mejor que me pasó en el año, ya que pude invitar a Inés a un fin de semana de mini luna de miel con la excusa de ver Riverdance en el Gran Rex; un espectáculo de puta madre que me hizo emocionar hasta las lagrimas (aunque no dejé que me vean mariconear).

A partir de ahí, todo fue hacia arriba, fue un año de reencuentro con mucha gente, muchos amigos viejos y nuevos. De grandes cambios en el laburo, con desafíos que nos obligaron a aprender cosas nuevas y a convivir en equipo, donde redescubrí lo geniales que pueden ser mis compañeros.

Y lo mejor fue cerrar con mis niños, que me llenaron de alegría con sus actividades artísticas y escolares, responsables de las emociones de fin de año de Inés y mías.

En fin, 2012 fue un buen año, no sobresaliente como mi 2010 pero tampoco tan complicado, si tengo que hacer un balance, el saldo es muy positivo, y lo mejor de todo es que gracias a lo hecho antes, arranco el 2013 con muchísimo entusiasmo y ganas de hacer cosas…después de las vacaciones, claro.

Links de lunes

No voy a decir que es el último lunes del año, aunque lo sea…bueno, ya lo hice. También es el último día y muchos estarán atareados con los preparativos de comida, joda, pirotecnia y todo eso.

También es cierto que muchos no tienen tiempo porque tampoco tienen feriado como la mayoría, así que no voy a distraerlos más y les dejo la última recopilación de enlaces del 2012.

Posts recomendados: