Links de lunes

Nada como un lunes para probar nuestro optimismo (?)

Volver a las actividades está bueno, aunque uno siempre se queje de los horarios y el trajín de la semana, pero la verdad es que muchos extrañamos el laburo-escuela-lo que sea cuando pasamos muchos días al pedo. Claro que hay excepciones, como los viajes, de los que uno vuelve con ganas de mudarse.

Como sea, arrancamos la semana como de costumbre:

  • Alguna vez leí algo que decía que quien debe levantar la voz para hacerse oir, es porque no tiene nada interesante para decir. Resulta que, ante la falta de argumentos, basta con gritar para que los demás crean que esa persona tiene la razón.

Posts recomendados:

Tendencia: auriculares gigantes en la vía pública

Sony Zx100La semana pasada encontré un artículo de Leandro Zanoni sobre la tendencia de usar auriculares grandes en la vía pública, quise leerlo luego pero perdí la url por lo que pedí ayuda en Twitter para encontrar la nota.

La gente en esa red social es tan buena onda que me respondieron con varios links diferentes sobre el tema, hasta que el propio Zanoni me pasó la dirección de su nota, que en realidad es una captura de las páginas de la revista Viva donde fue publicada originalmente.

Así, en lugar de una nota, terminé leyendo de cuatro fuentes diferentes, lo que se dice crowdsourcing 🙂

Resumiendo, puedo afirmar que sobre el tema de los auriculares que hay ciertos puntos en los que todos coinciden:

  • Se usan como un accesorio más, así como uno usa cierto estilo de vestimenta, muchos eligen sus auriculares de acuerdo a eso: grandes, pequeños, sofisticados, coloridos, sobrios.
  • Muchos los eligen porque son ideales para suprimir los sonidos del ambiente, aislando a su portador del mundo que lo rodea para poder disfrutar mejor de la música.
  • Suelen tener mejor calidad que los de tipo botón y no hay que preocuparse porque se salgan y se caigan de las orejas a cada rato.Aunque son más pesados y a algunas pueden resultarles incómodos.

Yo pasé por varios auriculares, muchos de tipo botón, un par in ear y hasta unos con un ganchito que se agarra a la oreja para que no se caigan, un poco molestos para mi gusto; hasta que terminé cediendo y hace poco me compré unos Sony Zx100 negros (los quería en blanco pero no quedaban).

Hace unos días hubo un evento en Buenos Aires, donde la gente de Sony convocó a un grupo de artistas para que realicen intervenciones personalizadas en esos auriculares, que son de los más vendidos gracias a su bajo precio y buena calidad, y de paso vendían algunas unidades más.

No sé qué tal habrá salido, supongo que muy bien, y me da que pensar el hecho de que la gente lleve auriculares con dibujos multicolor en la calle, aunque no me sorprende, porque, como decía antes, es un accesorio más que va con la personalidad de cada uno, como una remera con una leyenda o dibujo.

En mi caso, sólo los usé un par de veces en la calle porque cuando escucho música es en el trayecto desde la oficina hasta el gimnasio y me da miedo meter los auriculares grandes en la mochila con la ropa y las zapatillas por temor a que se rompan; además no son muy recomendables para hacer fitness, donde unos pequeños resultan más aconsejables.

Como sea, los auriculares gigantes hay regresado a las calles, junto con la ropa flúo y los jeans nevados, una nueva-vieja moda con una vuelta de tuerca para aggiornalos a los tiempos actuales.

[Infografía] La historia de los auriculares

Encontré una imagen con la historia de esos aparatitos que nos permiten escuchar música en cualquier lugar sin lugar sin molestar a los demás, salvo que seas un negro maleducado de los que ponen el altavoz del celular a todo lo que da.

Para muchos son indispensables y nos ponemos como locos cuando se nos rompen o pierden, nos hemos pasado horas desenredando los cables o tratando de arreglar aquellos que ya pedían un cambio.

Visto en TIC Beat.

Historia de los auriculares