Vendo el Volvo

Hace unos años apareció un original video de un pibe que vendía su Duna, modelo bastante viejo, que utilizaba un tema de Shakira.

Según se cuenta, la viralidad del video hizo que el auto se venda muy rápidamente, convirtiendo a su estrategia marketinera en un clásico de los memes locales.

El otro día encontré alguien que también quiere vender su vehículo viejo, muy bien conservado por cierto, y lo publicita en Youtube, aunque no le dio el carácter cómico del muchacho argentino.

Estacionando like a boss

Ayer leía un tweet que decía algo como “si realizás 6 o más maniobras para estacionar, se te otorga automáticamente el DNI femenino”.

Más allá del componente machista asociado a la poca pericia de las chicas para conducir, existe el mito popular respecto al asunto, muchas veces apoyado por las propias mujeres (me consta).

Sin embargo, y para refutar lo dicho anteriormente, aparece esta muchacha rusa para dejar bien alto el honor de las mujeres al volante.

Links de lunes

Buena semana para todos, que lindo arrancar de esta manera…bueno, no me miren así, hay personas que disfrutan los lunes, o eso es lo que dicen. No es que yo sea una de ellas, de hecho no conozco a nadie así, pero dicen que existen, como el Yeti y los alienígenas que secuestran gente.

Como sea, es lunes nos guste o no y mejor disfrutar lo que nos toque y laburar para que nos agrade un poco más en lugar de quejarnos.

Ahí vamos:

  • Finalmente, luego de mucha espera, El juego de Ender, una de las novelas de ciencia ficción favorita de muchos llega al cine, acá el trailer.
  • ¿Tenés un amigo cirujano que cumple años? Con esta torta quedás muy bien.

Posts recomendados:

El valor del esfuerzo

Lo que le pasó a un amigo, que sufrió un accidente de tránsito, del que afortunadamete salió ileso, pero el vehículo resultó bastante dañado, me hizo reflexionar sobre el valor que le damos a ciertas cosas de nuestra pertenencia.

Y hablo del valor que uno le asigna más allá del precio del objeto en sí mismo, dependiendo de lo que le haya costado llegar a tenerlo, el laburo propio que le haya metido o los recuerdos asociados.

Por ejemplo, mi auto cuesta unos miles de pesos, pero el sentimiento hacia el vehículo de la familia está por encima de eso. Recuerdo cuando cambié mi viejo Renault 9, que Inés tenía ganas de llorar cuando veía que el nuevo dueño se lo llevaba, aún cuando nosotros nos quedábamos con el dinero que íbamos a utilizar para comprar otro.

Y es que ese auto fue el que nos llevó a bailar cuando éramos novios, el que nos regaló mi mamá para que tengamos en que andar y en el que fuimos a la clínica con la panza y volvimos con un bebé, dos veces.

De esto ya hace bastante tiempo, pero el año pasado se repitió la historia al cambiar el Corsa por la Suran. Mi hijo mayor no podía dejar de llorar porque quería el auto anterior. Le mostramos que el nuevo era más grande y cómodo, que tenía muchas cosas que el otro no, que era nuevito, etc. pero él estaba encariñado con el Corsa. Y nosotros también.

Fue el auto que nos llevó en nuestras primeras vacaciones, el que nos hizo conocer gran parte del país y hasta nos sacó de él cuando viajamos a Chile.

Pero las cosas son así, tienen un tiempo de utilidad y deben ser reemplazadas si no queremos quedarnos con una reliquia que nos consuma más de lo que nos brinda, aunque nos duela entregar aquello en lo que pusimos tanto esfuerzo.

Y siempre, pero siempre, las cosas tienden a romperse, como uno que cada tanto se enferma, y hay que hacerles mantenimiento y reparaciones, solo que a veces es difícil resignarse y saber que no se va a poder contar con ellas.

Hace poco me pasó con la paleta de padel, que la aguanté hasta que ya no daba más solo porque no quería otra que podría no llegar a gustarme tanto como la anterior, pero lo cierto es que necesitaba reemplazarla o me iba a romper el brazo.

Afortunadamente, conseguí una buena paleta de nivel similar a la anterior con la que todavía nos estamos conociendo, lo que me hizo dar cuenta que mis temores eran infundados; y eso que ya cambié de paleta más de diez veces (sin exagerar).

Creo que tendemos a encariñarnos con las cosas porque les transmitimos mucho de lo nuestro. Los sentimos como parte propia, y está bien, nos ayuda a valorar lo que conseguimos, a apreciar nuestro esfuerzo.

Que triste sería no sentir nada por perder algo que para cualquiera sería valioso solo porque nunca nos costó adquirirlo, cuando todo nos vino de arriba y jamás nos esforzamos por conseguirlo.

Links de lunes

Otro lunes feriado y otra semana corta, lo bueno es que arrancar las clases va a ser un poquito menos pesado para los chicos al tener un día menos hasta el fin de semana.

Por cierto, el feriado de hoy es en conmemoración a la primera vez que se izó la Bandera Argentina hace 200 años a orillas del río Paraná, en lo que hoy es la hermosa ciudad Rosario, donde me encantaría estar en estos momentos para participar de los festejos.

Ahora sí, los links:

Posts recomendados:

 

Stickers familiares para autos nardos

¿Se acuerdan que el otro día dije que no me gustaban los stickers familiares en los autos?

Bueno, luego de ver las que vende esta gente, creo que cambié de opinión.

Aww!

I'm your father

Las pueden comprar en este sitio: Etsy – Kelly Creations Decall, yo quiero unas de LOTR, que no vi ahí pero se pueden encargar, o mejor…Jime, tenés trabajo! 😀