Links de lunes

Hoy salimos tarde por razones varias, pero salimos, como corresponde.

Digamos que oficialmente comenzó febrero, porque el mes no empieza hasta que es el primer día hábil o se ha cobrado el sueldo (?)

Vamos con lo nuestro:

  • Faltan unos pocos segundos, tu equipo pierde por 2 puntos, te dan la pelota bajo tu propio aro, el reloj corre, no hay tiempo, tirás y
  • Una curiosidad para los amantes de la ciencia ficción: Philip K. Dick nunca vio Blade Runner, y Ridley Scott no terminó de leer “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”.

Posts recomendados:

Links de lunes

Los enlaces de hoy casi salen demorados porque tuve un fin de semana a los pedos.

Aunque no les interese, les cuento que Ludmila tuvo su debut como bailarina de folclore en un certamen, en el que obtuvieron el primer puesto 🙂

Por otro lado, del viernes al domingo, en la zona conocida como Pampa de la Viuda (departamento Sanagasta, La Rioja)  se estuvo desarrollando la cuarta fecha del Open Shimano, una competencia de downhill de altísimo nivel, donde estuvimos haciendo unas fotos. En estos días les cuento más y de paso muestro algunas imágenes.

  • La noticia de la semana pasada fue el programa PRISM, mediante el cual el gobierno de USA puede acceder al contenido de las cuentas de usuarios de Facebook, Yahoo, Google, etc.
  • Parece que Michael Green va a estar a cargo de la secuela de Blade Runner ¿Qué diría Philip K. Dick sobre esto?

Posts recomendados:

  • Encontraron al osito Bobo de Mr. Burns (El Sensacional).

Philip K. Dick

Philip K. DickPhilip Kindred Dick es, quizás, el escritor de ciencia ficción con más historias propias llevadas a la pantalla. Y no precisamente porque sus relatos hayan sido escritos pensando en la filmografía posterior, cómo sí parece ser el caso de muchas novelas de otros artistas (como Stephen King, por ejemplo), sino todo lo contrario.

Las historias de Dick son por demás extrañas, repletas de cuestionamientos a la realidad, alucinaciones, epifanías y hasta visiones inducidas por estados narcóticos, como él mismo hubo reconocido en su momento.

Es sabido que Philip Dick escribió sobre temas que no encajaban en lo que se conocía estrictamente como ciencia ficción, llevando al género por caminos experimentales, como la sociología, la teología y hasta la seudociencia, continuando con el legado de la New Wave de los sesenta liderada por tipos como Brian Aldiss, Samuel Delany o Roger Zelazny.

Entre las obras de Dick llevadas a la pantalla, se encuentran Minority Report, Paycheck, Total Recall (en dos películas y una serie de TV), Sourcecode, El impostor, y la genial Blade Runner, basada en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Sobre esta última, sucede uno de esos extraños fenómenos que son contados con los dedos: la película recibió mejor aceptación y crítica que el libro, siendo considerada una obra maestra del cine de ciencia ficción, en tanto que la novela que le dio origen es una más del amplio repertorio dickiano. Y no nos olvidemos de la megasaga Terminator, basada en varios relatos de Dick, en los que juega, como siempre, con lo qué es real y lo que lo parece, y una película donde no vi que se mencione su nombre, pero tiene su sello inconfundible, como Vanilla Sky.

Para quienes deseen adentrarse en el mundo de locura dickiano, puedo recomendarles las siguientes novelas:

  • ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? – Como ya dije, inspiración para Blade Runner.
  • Radio libre Albemut. Donde Dick relata una vivencia propia, que no se sabe a ciencia cierta si fue inducida por los fármacos, esquizofrenia o alguna otra causa.
  • VALIS (o SIVAINVI en español). Que es prácticamente la misma novela que la anterior, pero contada de otra manera. Es más fácil de leer Radio libre Albemut.
  • Ojo en el cielo.
  • El hombre en el castillo. Ganadora de premios Hugo y Nébula, una ucronía considerada como una obra maestra, sin embargo, para mi gusto, es un poco más que un bodrio.
  • Ubik. De las mejores novelas de Dick.
  • Tiempo de Marte.
  • Laberinto de muerte. No es gran cosa en lo literario, pero es bastante entretenida, fue mi primer novela de este autor.

Aún cuando sus novelas son de renombre, a mi entender, lo mejor de Dick son sus relatos cortos, que afortunadamente se consiguen sin tener que revolver demasiado.