Seguimos con el subte

Siendo Buenos Aires la única ciudad del país con subte, no debe resultar extraño que aquellos que llegan desde el interior les llame la atención ese medio de transporte, tan rápido, relativamente barato y masivo.

Recuerdo la primera vez que anduve en metro, me llamó mucho la atención el ruido en el interior, el olor, la gente que iba y venía y la vida interna de los vagones, donde se mezcla todo tipo de gente: artistas callejeros, estudiantes, lectores, personas que duermen durante el viaje, pungas, etc. Desde entonces, cada vez que voy por Baires me manejo en subte, siempre que sea posible, y me sigo perdiendo en la contemplación de la idiosincrasia de la metrópolis porteña.

Uno de mis temores, aparte de los robos y de caer a las vías, es no poder entrar o salir rápidamente, quedando atrapado en el interior del tren cuando quiero salir o no conseguir espacio para entrar. Esto se debe, fundamentalmente al caos que se genera, especialmente en horas picos, en el momento que la formación se detiene en las estaciones, donde la gente se agolpa para ingresar, chocando de frente con los que desean salir e incluso arrastrando a algunos hacia el interior.

En esta imagen, se aprecia una comparativa entre el modo de acceso al metro en dos ciudades chinas, una al estilo porteño y otra con algo más de orden.

Subte

Links de lunes

No voy a decir que es el último lunes del año, aunque lo sea…bueno, ya lo hice. También es el último día y muchos estarán atareados con los preparativos de comida, joda, pirotecnia y todo eso.

También es cierto que muchos no tienen tiempo porque tampoco tienen feriado como la mayoría, así que no voy a distraerlos más y les dejo la última recopilación de enlaces del 2012.

Posts recomendados:

Links de lunes

Mientras disfrutan del feriado y recuerdan lo sucedido hace treinta años, acá tienen algunos enlaces para que se distraigan un rato.

Poquitos porque no tuve mucho tiempo de recopilar.

Posts recomendados:

Capital del mundo

Los porteños son todos (o la mayoría) exagerados. Las peores inundaciones son las que ocurren en Belgrano por falta de desagües, tienen los peores crímenes, los paros y cortes de calle generan más trastornos en Capital que en el resto del país. O así parece.

Ni hablar de las inundaciones por desbordes de ríos en chaco o Formosa, ni los crímenes que suceden a diario en cualquier parte y que no salen en los medios “nacionales” (nótense las comillas), ni hablar de los cortes de rutas nacionales, única vía que vincula una provincia con la otra, por parte de manifestantes.

Por ejemplo lo del corte de servicio en las líneas de subtes. Es comprensible que sea un dolor de cabeza para muchos, pero no es TAN importante a nivel nacional como para que lo estén transmitiendo por todos los canales de noticias de principio a fin de la protesta. El subte es apenas un servicio de transporte que llega a algunas zonas de una de las tantas ciudades de una de las 23 provincias del país. Además, no es el único medio utilizado por la gente, hay muchos que nunca andan en subte, y si este no funciona todavía quedan muchas alternativas como el colectivo, taxi, remís, transporte particular o tren.

No veo en la C5N o TN una cobertura exhaustiva del paro sorpresivo de la remisería que está a la vuelta de mi casa, que en proporción es más o menos lo mismo, debe movilizar un porcentaje similar a lo que se maneja en subte en Capital Federal.

Pero claro, es la ciudad más importante, la que tiene EL puerto, ahí están quienes ganaron la lucha interna entre federales y unitarios dejando al resto del país a merced de los ánimos porteños.

Como dicen, Dios está en todas partes pero atiende en Buenos Aires.

Buenos Aires, Rosario, Córdoba

Se dice que cuando uno viaja, además de descubrir lugar y conocer gente, aprende mucho y puede comparar culturas, aunque sólo sea entre provincias.

A mi me gusta mucho viajar, pero generalmente lo hago en vacaciones y hacia ciudades más pequeñas que La Rioja, porque uno busca un sitio tranquilo donde descansar mientras los enanos corretean por ahí.

De hecho, la ciudad grande que mejor conocía hasta hace un tiempo era Córdoba, donde por proximidad los riojanos vamos seguido, aún cuando me manejo más o menos por Capital, al menos en la zona que suelo frecuentar cuando voy. La gran ciudad que me faltaba conocer era Rosario y este año me di el gusto.

Yo pensaba que los rosarinos eran muy parecidos a los porteños, pero hasta hace unos meses que tuve la oportunidad de conocer a varios en su hábitat natural, me doy cuenta que son diferentes en varios aspectos.

Algo que me gusta de los rosarinos es que dicen “porrón” igual que los riojanos para referirse a una cerveza tamaño familiar 🙂 Otra cosa que me llamó la atención es que la gente de Rosario es más provinciana, por decirlo de alguna manera, que la de Capital Federal. En la segunda ciudad más grande e importante de Argentina, todavía quedan resabios de lo que en los pequeños poblados estamos acostumbrados: mucha gente que se conoce aunque no sean del mismo palo, interés por el otro, estacionamiento en el centro, etc.

No digo que la gente de Capital sea mejor o peor, pero la vida allá es mucho más agitada que en cualquier otra parte del país, lo que no deja mucho tiempo. Todos andan corriendo, se nota desde el modo de hablar, rápido y casi gritando. Bah, a los que vivimos a dos por hora nos parece así, seguramente los porteños dirán que los riojanos somos todos paja, que no abrimos la boca para hablar y que murmuramos. También en la pronunciación se nota mucho la diferencia, por ejmplo, por qué los porteños pronuncian igual lo que se escribe con “sh”, “y” o “ll”? Acá en La Rioja se usa mucho decir “pillar” en lugar de tomar, asir, agarrar. En Baires esa palabra sería sinónimo de “mear”, pero sólo por la pronunciación 😀

No sé qué ciudad me gusta más, si Capital, Rosario o Córdoba, pero lo cierto es que todas me resultan fascinantes, podría pasarme una semana por mes en cada una de ellas (vivir sólo en La Rioja) y terminaría de maravillarme.

Y lo más importante: ahora tengo amigos en ambas y varios lugares donde manguear si me quedo sin plata, lo malo es que en octubre hay eventos y juntadas en Rosario y Capital y no sé si voy a poder asistir a alguno, y ya me tienen amenazado por si falto.