Corriendo por la vida

Clic para ampliarEl año pasado les comentaba de mi incursión en el running, de la mano del programa C25K. Lo hice más que nada por una cuestión estética y de salud, mi peso se estaba disparando hacia arriba y había llegado a un talle que para mi era lo máximo que podía soportar.

Como hago siempre que me acuerdo de esto, voy a agradecer mis mentores Clau, Joan y Ceci, por quienes me enteré de la existencia de C25K y me decidí a mover las piernas.

Pude completar las nueve semanas del plan y los beneficios fueron evidentes: baje de peso y de talle de pantalones (comprobado en varias oportunidades) y me sirvió para mejorar la capacidad aeróbica en padel, aguantando mejor los puntos largos y recuperarme más rápido, amén de cansarme menos en el mismo tiempo de juego.

Intenté continuar con el paso siguiente, pasar de 5 a 10 km, pero no pude seguir el programa por una cuestión de tiempo, ya que mis sesiones de running eran en la cinta del gimnasio y muy de vez en cuando en la calle, y no daba trotar durante una hora en la cinta y de ahí meterle a los fierros, terminaba destrozado.  Hace un tiempo, cambié de gimnasio y en el nuevo no tienen cinta, así que no podía correr ahí, lo que me obligó a volver a la calle, aunque no tan seguido como me hubiese gustado, lo que sumado al clima de mierda del verano riojano, me hicieron caer de tres sesiones a una sola por semana.

Afortunadamente, me animé a correr con calor y todo, aprovechando las últimas horas del día, acompañado con mucha agua y ropa fresca, y pude volver al ritmo habitual, aunque con sesiones que no superaban los 35-40 minutos y un máximo de 6 km. Y entonces llegaron las vacaciones en las sierras de Córdoba, con lindo clima, río y terrenos que invitaban a correr hasta quedar sin piernas.

Salí a correr por la orilla del río en San Antonio de Arredondo (a unos 4-5 kms) de Carlos Paz y luego comentaba en Twitter que me había olvidado de llevar el armband para el celular y tuve que usar el mp3 de mi hijo, que pesa menos y cabe cómodo en el bolsillo del short. Matías me dijo “hacete hombre, corré sin auriculares” y de paso me comentó que había una carrera en esa localidad al día siguiente. Así que nos inscribimos con los enanos, corrimos, cada cual en su categoría, y pasamos una tarde-noche increíble, con muchísima energía por parte de la organización y la gente que se sumó para participar. Fue mi primera experiencia corriendo en un evento y la disfruté muchísimo, anduve bien, llegué entero y con mucho resto, algo que no me esperaba, aún cuando la distancia era corta.

Seguramente, alguien pensará que llego tarde a esto, lo cual puede ser cierto pero no me preocupa; de hecho, en la carrera de San Antonio de Arredondo, participó un corredor que tiene la edad de mi abuelo (83) y corrió la misma distancia que yo y lo hizo más que bien. Si tomo a ese señor como parámetro, podría afirmar que me quedan varios años para seguir dándole al trote.

Ahora me preparo para hacer 10 km, que si me pongo los corro, pero quiero hacerlo con dignidad, sin terminar todo roto. Por ahora vamos bien, ya veremos como llego al final del plan, mientras tanto, sigo disfrutando de las corridas y el cansancio posterior.

Mientras las piernas me puedan sostener, no debería preocuparme por el resto.

Las mejores y peores carreras

Recuerdo haber comentado, hace un par de semanas, acerca de la necesidad de cambiar de trabajo en caso de no sentirse cómodo o satisfecho con lo que uno hace, sea por el sueldo, las condiciones laborales, la posibilidad de crecimiento, etc.

También recuerdo que durante el fin de semana, el amigo Sergio planteaba la dicotomía laboral entre hacer lo que a uno le gusta o trabajar en algo que dé buenos ingresos. A veces se da que ambas cosas coincidan, pero no siempre y eso puede frustrarnos.

En la siguiente infografía, se muestran las carreras que actualmente se encuentran en mejor (y peor) posición de acuerdo a ingresos, porcentaje de desempleo y posibilidades de crecimiento. No es la realidad argentina, claro, pero por ahí sirve.

Visto en LifeHacker.

Carreras

¡Me recibí! ¿Y ahora?

De chicos, muchos teníamos como meta máxima terminar nuestros estudios, la primaria, luego la secundaria y finalmente la universidad, sin contar los posgrados y especializaciones.

La cosa es qué hacer luego de llegar al objetivo. Porque la idea de estudiar es especializarse en algo que nos guste para dedicarnos a eso como modo de vida, algo que no siempre se da.

En estas viñetas lo cuentan mejor.

Link: Incidental Comics.

Graduados

Venta de humo al por mayor

No podría decir que la venta de humo está de moda porque sería faltar a la verdad, además de desconocer la historia.
Y a decir verdad, quienes pretenden ser lo que no son, engañando a los demás (y hasta cierto punto a si mismos), siempre estuvieron, tanto así que si hacemos un poquito de autocrítica, cada uno de nosotros ha vendido humo, en mayor o menor cantidad, al menos una vez.
Lo cierto es que desde el auge de la presencia online de personas, marcas y empresas, la venta de humo se ha elevado hasta alcanzar niveles no imaginados.
La imagen está sacada del Tumblr Algo de nada, y tiene mucho que ver con algo que comentábamos con la gente del curso de fotografía, sobre quienes se creen fotógrafos sólo por el hecho de haber adquirido una cámara de madia o alta gama, como pasa en todos los ámbitos.
Vendiendo humo

Turismo Nacional en La Rioja

El fin de semana pasado se llevó a cabo la quinta fecha del Turismo Nacional, Clases 2 y 3, y Formula Renault Plus, en el renovado autódromo de La Rioja.

Debo confesar que son las categorías que más sigo, siendo mi debilidad el TC y TC2000, seguidos por el Top Race V6, pero jamás esperé tener la oportunidad de estar tan cerca de los autos, las promotoras y los pilotos como ocurrió durante esos tres días.

Una de mis metas para este año era viajar para ver alguna carrera, pero no tuve que hacer, es más no tuve que gastar un peso y me di el gusto de ver una excelente carrera, estar en boxes, contagiar a Ezequiel y Gabriel con un poquito de olor a chivo y encima disfrutar de la amplia superioridad de Chevrolet, especialmente en la categoría mayor.

Sin esperármelo tuve acceso a todo, pero todo lo relacionado con la carrera, gracias a que la empresa en la que trabajo fue la encargada de proveer la conexión a Internet en el predio. Son ese tipo de cosas que están más allá de la obligación y la responsabilidad laboral uno agradece, aunque tenga que trabajar y estar disponible durante todo el fin de semana.

Además de la cobertura brindada por los medios, toda la información (trazado del circuito, resultados, crónica del fin de semana) de las carreras puede verse en el sitio de APAT.

Acá los resultados de la Clase 2, donde el crédito local, Roby Luna, quedó muy retrasado debido a un despiste en la serie clasificatoria del sábado.

En este link podemos leer como los Astra le rompieron el orto superaron cómodamente a sus rivales en la Clase 3, con Yannantuoni y Buglioti como primero y segundo y Tuero en la cuarta posición, rompiendo la hegemonía de Chevrolet el desubicado Civic de Okulovich que se coló en la tercera colocación.

Y como yapa este notición que casi me hace llorar de la alegría: el 30 de agosto llega el TRV6 a La Rioja, espero que volvamos a conseguir pases de cortesía, aunque si no es así tampoco voy a perdérmelo 🙂

Aquí pueden ver algunas fotitos y en estos links un par de videos tomados con el teléfono.