Links de lunes

Chaya!

Así es riojanos, estamos en plena temporada de Chaya, todos empolvados, con olor a albahaca, tomando vino ‘e caja y escuchando folklore local.

Pero es lunes y hay que laburar, cortamos un rato y seguimos chayando el fin de semana. Continúa leyendo Links de lunes

Chaya del Camión de Germán

Febrero es época de Chaya en La Rioja, en coincidencia con los festejos de carnaval, que no es lo mismo pero acá no existe mucha diferencia.

Entre los festejos tradicionales se encuentran las celebraciones chayeras barriales, en las que alguien pone su casa y se reune con los vecinos para chayar, brindar y llenarse de harina y albahaca, todo al ritmo de la música folklórica.

Una de las chayas barriales más conocidas es la denominada “El Camión de Germán”, una reunión multitudinaria de gente celebrando la Chaya y pasándola bien. Por suerte está muy cerca de mi casa y pude darme una vuelta y participar, aunque sea detrás del lente.

Gracias a todos los que se prestaron para las fotos.

chaya-selfie chaya10 chaya9 chaya8 chaya7 chaya6 chaya5 chaya4 chaya3 chaya2 chaya1

Links de lunes

Lunes feriado por carnaval y uno se desayuna con un par de noticias que no hubiese esperado.

Por un lado, la abdicación del máximo referente de la religión católica, algo que no pasaba desde hace 500 años; y por el otro, la suspensión del festival de la Chaya por la caída de una torre de sonido, que dejó a cuatro personas lesionadas.

Claro que esto no significa que la cosa vaya a cambiar demasiado, la iglesia elegirá un nuevo representante de su dios y el festival continuará esta noche como si nada.

Por mi lado, sigo con lo habitual:

  • A mediados del siglo pasado, había que redactar una comunicación interna informando que una mujer casada podía seguir trabajando, al menos, así era en IBM.
  • Hit by a Bus, una recopilación de escenas de películas y series donde se ve a gente siendo atropellada por el colectivo (no siempre).

Posts recomendados:

Chaya de los barrios

Estamos en época festiva por estos pagos, llega la Chaya y todo es algarabía por los barrios.

Por donde vivo, todos los años los vecinos suelen hacer su celebración para todos aquellos que desen participar.

Acá cerca, a unas cuatro cuadras de mi casa, se realizó la famosa chaya conocida como “El camión de Germán”, y ayer, más cerca aún, se llevo a cabo una celebración chayera en el barrio San Román, separado del mío por una avenida.

Ahí fuimos un rato con Inés y los niños a disfrutar de lo que es la verdadera tradición chayera. Obviamente llevé la cámara.

Acá algunas fotos:

Pujllay en la entrada de una casa
Pujllay en la entrada de una casa
Vecinos
Vecinos
¿Quién limpia esto?
¿Quién limpia esto?
Chicas chayeras
Chicas chayeras
Fernando, infaltable en cualquier celebración
Fernando, infaltable en cualquier celebración
Enharinados hasta las orejas
Enharinados hasta las orejas
Todo el grupo
Todo el grupo
Chicas chayeras
Chicas chayeras
Polvo en suspensión
Polvo en suspensión

Quiero agradecer la buena onda de la gente, que al verme sacar fotos se prendió de entrada y hasta me pidieron la url del sitio para verlas.

La Chaya riojana

No me cuadra mucho que se identifique como “La Chaya” al festival de folklore y borrachera que se celebra a fines de febrero en el predio del Club Unión conocido como Estadio del Centro. El festival es eso, y pudo llevar cualquier nombre, pero al celebrarse en fecha coincidente con el carnaval, la identificación de “Festival de la Chaya” está bien, pero “La Chaya” es el festejo tradicional derivado de la leyenda autóctona.

Encima el festival es cualquier cosa. Se juntan miles de personas para emborracharse y armar quilombo, tirarse con lo que encuentren, provocar a la policía, entregarse a la delincuencia, entrarle al sobreprecio. Por ejemplo, el vino en tetra de quinta marca (ni siquiera segunda) y dudosa procedencia, con hielo y harina dentro del recipiente, te lo cobran como si fuese el más fino champagne francés, y ni hablar si te pinta el hambre y querés unas empanadas.

Cuando era niño, fui una vez con mis tíos y mi mamá, de joven fuimos con amigos dos años seguidos y la cosa ya se había puesto un tanto áspera, actualmente no llevaría a mi familia a ese antro ni que me pagaran.

Aunque sí asistimos alguna vez a la celebración chayera que se hace todos los años cerca de casa, porque eso sí es chaya.

La Chaya originalmente fue una celebración híbrida entre lo autóctono y lo importado desde España en tiempos de la conquista. Del lado aborigen, se basa en la leyenda de Chaya, una niña india que estaba enamorada de Pujllay, un príncipe, con quien los ancianos de la tribu no dejaban que concretase su amor, por lo que trataron de impedir por todos los medios la unión entre ambos. Así fue que el pobre Pujllay se dedica a la mala vida y se entrega al vino (o tal vez chicha o añapa) hasta que sufre un terrible accidente y muere quemado. La pobre Chaya (o Chaja) muy dolida por la muerte de su amado, decide marcharse a las montañas donde se convierte en una nube que viene a bañar la tierra y la gente, trayendo la alegría a un territorio que se caracteriza por su sequía.

De ahí surge la celebración tradicional con agua (que viene a representar la lluvia de la india-nube Chaya) y la quema y entierro del muñeco, que representa al mártir Pujllay que murió por amor.

De eso se trata la Chaya riojana. De juntarse a chayar, o sea, tirarse agua y harina, celebrar el ritual de la quema del muñeco, las danzas tradicionales y el vino para matizar el festejo. Es el modo de celebrar el carnaval en La Rioja.

Hoy en día la cosa se desvirtuó convirtiéndose en una excusa para emborracharse y dar rienda suelta al vandalismo, arrojando harina, barro, agua, etc. a cualquiera que pase por la calle o vereda del lugar donde estén celebrando, con el pretexto de “es carnaval”, como si eso fuera justificación suficiente para molestar al prójimo.

Pero, por suerte, aún sobrevive la tradición en algunos barrios donde la gente se dedica a chayar como corresponde, y aunque no suelo participar, es algo que me gusta mucho.

Que linda es La Rioja pa’l tiempo del carnaval!

Si quieren conocer sobre la tradición carnavalera porteña, les recomiendo este post de Ezequiel.