38

El culo te abro…, ahh no, perdón.

La cosa es así, hoy es mi cumpleaños 38, estamos ahí nomás de los 40, que son los nuevos 20, según cuentan los que ya llegaron. Supongo que sí, como sea, mientras llega la quinta década, haremos el intento de disfrutar lo que queda de la cuarta, que dos años no son poca cosa.

Quise comprarme un Audi porque 38, al igual que 18, solo se cumplen una vez en la vida (?), pero no pude ingresarlo al país, además que mi capacidad contributiva no me hace apto para adquirir bienes de alto valor monetario, que lo tiró.

No importa, igual tengo lindos regalos y un día espectacular, gris, fresco y con lluvia finita, como a mi me gusta.

Muchas gracias por vuestros saludos en Facebook, Twitter, SMS, etc. Besos, abrazos y tocadas de nalga para todos y todas.

Feliz cumpleaños Gaby!

Los fines de semana, cuando me despierto temprano, suelo ponerme a escuchar música en la computadora, a veces con auriculares, sólo para mi, y otras con los parlantes para ambientar musicalmente el hogar (?). Aunque puedo escuchar casi cualquier cosa, esos días prefiero la música tranquila, no estruendosa ni muy movida, saltando por varios oldies del rock, pop, blues y jazz.

En una de esas oportunidades, estaba escuchando (y viendo) una versión de Stand by me por John Lennon, un tema que me encanta, cuando se acerca Gabriel, mi niño del medio, se sienta al lado y me pregunta qué estaba viendo. Le cuento más o menos quién era ese tipo de anteojos redondos, y apenas termina el video salto a Hey Jude de The Beatles para complementar la clase de historia.

Gaby, que siempre fue muy perceptivo y sensible ante todo lo artístico (de hecho dibuja bastante bien y tiene mejor oido que sus hermanos), se quedó enganchado y estuvo escuchando temas viejos conmigo durante un rato largo, hasta que Inés nos sacó cagando porque había que poner la mesa para el almuerzo.

Hace poco más de una semana, cuando volvimos con Inés de nuestra escapada de fin de semana en Rosario, fuimos a buscar a los niños que estaban en casa de sus abuelos, en el camino a casa Gaby me dijo “Pa, yo te quería regalar un libro de John Lennon cuando estuvo en Nueva York pero estaba cerrado el negocio”. Le pregunté por qué quería comprarme ese libro, que es muy caro, que no gaste su plata; me respondió que quería dármelo como regalo de bienvenida y ahí quedó la charla. El tiene esas cosas, siempre está pensando en el resto de nosotros, vive dando regalos que él mismo hace o se desprende de lo suyo para entregárselo a los demás.

El jueves pasado, al volver del trabajo, Gabriel me fue a recibir y me entregó un paquete envuelto para regalo, al abrirlo encontré el libro “John Lennon los años en Nueva York” de Bob Gruen, que mi mamá había comprado esa mañana y fue a dejarlo por mi casa para que Gaby pudiera regalármelo como quería. Además que es un regalo genial para mi, que mi hijo le haya dejado parte de sus ahorros a la abuela para que compre el libro, es un gesto que me convirtió el corazón en gelatina. Morí de amor en ese instante.

Siempre dije que los mejores regalos para mi son ropa o libros, y este libro en particular está más que acertado: es la crónica de los diez años que pasó John Lennon en NYC relatado por quien fuera su amigo y fotógrafo personal durante ese tiempo. O sea, es una pequeña muestra biográfica muy íntima de uno de los artistas más influyentes del siglo pasado, repleto de fotos de gran calidad, muchas de ellas inéditas, todo contado en primera persona por alguien que estuvo junto a ese monstruo de la música y la cultura popular.

Increíble que, a dos días de su cumpleaños, Gaby haya pensado en regalarme algo a mi, cuando cualquier otro niño de su edad estaría pensando en los regalos que va a recibir en breve en lugar de los que va a entregar. Cuando le repetí la pregunta de unos días antes, me respondió “es que yo sé que a vos te gusta John Lennon y quería que tengas ese libro”.

Estas cosas son las que mejor describen a Capulino, el enano, pollito, flaquito, simpático y enojón de casa.

Te amo Gabucho, feliz cumple!

Gaby

Una década de felicidad

Esto va dedicado a una sola persona, por lo que el resto puede pasar de largo si les pinta 🙂

Hoy, se cumplen diez años desde que llegó Ezequiel a casa.

¿Podés creer? Diez años del enano, el primero, el cachetón, el que nos convirtió en una familia de verdad y me hizo ver más allá de mi nariz.

Al día de hoy, una década después, Ezequiel sigue enseñándome cosas que no sabía que podía aprender, sigue marcando el camino a sus hermanitos y llenando de orgullo de a sus papás.

Nunca voy a poder explicar la alegría que significa ser padre y ver a tu niño crecer todos los días, tampoco voy a intentarlo, sólo diré que si todos pudieran sentir lo mismo, el mundo estaría repleto de felicidad.

Eze

Saluden guachos!

Hoy es mi cumple así que no esperen que post elaborado ni nada de eso. Creo que me merezco un día de descanso…sí, ya sé que tengo varios a la semana, pero bue, a mi edad el dormir es importante, estoy en pleno crecimiento (hacia los costados).

Los regalos pueden depositarlos en mi cuenta de paypal o de última me piden CBU por mail 🙂