Links de lunes

Luego de un fin de semana recontra largo, de cuatro días al pedo de descanso, volvemos a las actividades para reencontrarnos con nuestros compañeros de trabajo y brindarnos los saludos que no nos dimos el 1° de mayo (?)

Que lindo…

Continúa leyendo Links de lunes

Air Guitar World Championships 2013

Hay gente muy loca, que se dedica a cualquier tipo de actividad.

Pero más loco aún es que existan torneos para estas cosas, como les mostraba hace un tiempo lo del campeonato de yo-yo, por ejemplo.

En esta oportunidad, se trata del Campeonato Mundial de Guitarra de Aire (air guitar), eso que todos hacemos cuando escuchamos un tema que nos gusta, especialmente si tiene un solo de virtuosismo sobre las seis cuerdas.

El ganador de la competencia de este año fue Eric “Mean Melin” Melin, a quien podemos ver en el video.

Acá más info sobre esta competición, por si les interesa entrenar para el 2014: Air Guitar World Championships.

Casi músico

Cuenta la leyenda que allá, a principios de los ’80, un niño nacido en la provincia de Buenos Aires, trasladado de repente a La Rioja, tras la muerte de su padre, fue iniciado en el mundo de la música por recomendación profesional, como método terapéutico de canalización (no me pregunten de qué).

En esa época, lo más novedoso por estos lados era el órgano electrónico, hoy le llaman simplemente “teclado”, un instrumento que a mi no me llamaba la atención para nada, ni tampoco la instrucción musical (me tuve que comer, además, teoría y solfeo), que soporté durante seis años, más o menos.

Luego de ello, y unos años después, el interés se despertó de manera espontánea y por voluntad propia, a diferencia de lo impuesto de pibe. Así que a eso de los 16 o 17 años, empecé con la guitarra y al poco tiempo dominaba las seis cuerdas mucho mejor de lo que jamás lo hice con las teclas.

Por suerte en esta etapa tuve muy buenos guías, mi profe de guitarra y mis amigos, que escuchaban música de la buena y algo de eso se me pegó.

Claro que para ese entonces ya había descubierto las bondades de la informática, gracias a mi primera PC, y mi interés se volcó nuevamente hacia las teclas, aunque esta vez con letras, números y símbolos, y de a poco fui dejando la guitarra al punto que hoy no puedo tocar ni el feliz cumpleaños, pero disfruto del vituosismo ajeno.

Todo esto surge a raiz de uno de los mejores blogs que he descubierto en los últimos días, y sin dudas, muy recomendable para todos aquellos que disfruten de la buena música.

Gracias al monstruo estuve todo el fin de semana escuchando este disco, y me entró la nostalgia de mis años de guitarrista de secundaria.