Sobre la convivencia

Ayer, en la oficina, un compañero me preguntaba sobre la convivencia en pareja. Parece que el pibe está por dar el gran salto y, siendo el más experimentado en esas cuestiones en nuestra área, se le ocurrió pedirme algunos tips 🙂

Entre lo que charlamos sobre el tema, en un momento le contaba que muchas cosas se resuelven negociando, lo cual significa ceder un poco cada uno. Le dije que a veces es uno el que cede más y otras veces es ella, pero por lo general, en parejas de mujer-hombre, el que más termina cediendo es este último, por una cuestión lógica: la mujeres suelen tener la razón más a menudo que nosotros.

En fin, revisando los links que tenía para ayer, me di con uno que no publiqué porque me parecía que daba para una entrada propia (la presente), debido a la temática: es un flowchart que nos ayuda a responder a la pregunta ¿debería confrontar a mi esposa?

Ustedes decidan.

No discutas

Links de lunes

Llegó el lunes y los comentario en la oficina giran alrededor de los resultados del fútbol, la partuza de la noche del sábado y lo que dejó el programa de Lanata.

Yo, por mi parte, sigo preguntándome qué carajo pasó para que esté de nuevo en el laburo siendo que hace un ratito era viernes a la noche. Necesito que me devuelvan el fin de semana.

Mejor veamos los links y dejemos la amargura.

Posts recomendados:

Que guachas que son las minas

MinitahEl otro día, por un comentario que hizo Inés, me acordé de algo que vi en TMZ (sí, me gusta el puterío extranjero) sobre si las mujeres se visten para impresionar a los hombres o a otras mujeres.

Una pregunta clásica, me dijo Inés pero no negó que, muchas veces, las chicas se arreglan para competir unas con otras. Por eso, algunas minas que no tienen competencia a la vista, suelen dejarse estar y andan de chancletas y ruleros en casa, pero se arreglan si va alguien a visitar.

Es decir, a ellas les importa un huevo ovario que a nosotros nos parezcan lindas o no, por eso no suelen escucharnos cuando nos preguntan ¿cómo me veo? porque no hay una respuesta correcta para ese tipo de preguntas. Si respondés que bien piensan que te las querés clavar (que es verdad) o que no sos sincero, pero si le hacés alguna observación se ofenden. Siempre le digo a Inés que no me gusta el maquillaje, me gustan las mujeres así al natural…¿cuántas veces creen que me haya hecho caso? Correcto.

Pero si quien se lo dice es alguna de sus congéneres, seguramente pasará horas quitándose todo resto de pintura, haciéndose limpieza de cutis y esas cosas. Ni hablar si es una recomendación de alguno de los gurús de la moda y el estilo, o si la tendencia en Europa dicta que el maquillaje dejó de ser top para convertirse en lo más out del planeta.

Y ojo que la competencia puede ser feroz, las mujeres son más territoriales que los hombres, aunque no lo demuestren tanto como nosotros que meamos en las cuatro esquinas de nuestra casa, ellas son sutiles, punzantes y bastante, como decirlo, hijas de puta 🙂

Los tipos también competimos, apenas nos encontramos con un conocido lo primero que hacemos es mirar la mina que tiene al lado, luego el auto en el que anda, luego el aspecto que tenga (ropa, peinado, si está gordo o viejo), pero no solemos decirlo. Si hablamos con él le elogiamos el auto, si hablamos con otro sobre él le cagamos la mina a distancia aunque ella ni nos registre, y así.

O sea, somos unos pelotudos al lado de ellas.

Había un viejo chiste que circulaba vía mail hace unos años y que demostraba la diferencia entre hombres y mujeres en este aspecto:

Una mujer sale de la peluqueria y se encuentra con una amiga.
-¡Hola, Coqui! (mua, mua)
-¡Te cortaste el pelo!
-¡Sí! ¿Y a que no te imaginás con quién!….
Con Osvaldo, ese genio que está con Giordano en Güemes.
¡Espectacular, ¿no?
-¡Ay, bárbaro! ¡Te ves 10 años más joven! ¡Que divino!
¡Me quiero hacer un corte igual!
Te hiciste reflejos, no?
-No! Es una técnica nueva para aclarar el pelo que él trajo de Italia.

-Imaginate que… [bla bla]

A la hora y media de hablar de todo lo que habían visto y comprado en los shoppings:
-Bueno, negra, andá para tu casa que tu marido te ve así divina como estás y te come viva! . Se va enorgullecer de la mujer que tiene.
-Ay Susi, vos sí que sos divina! ¡Mirá las cosas que me decís, mi amor!

Al ver cómo se aleja su amiga con el peinado nuevo, Susy piensa:…

‘Esta pelotuda se ve tan ridícula con ese peinado nuevo y no se da cuenta! Qué boluda total ! No entiendo cómo el potrazo de su marido sigue casado con esta cornuda’.

La del peinado nuevo se va pensando:
‘La forra esta se debe estar muriendo de la envidia. Y todavía se quiere hacer algo igual, con lo fea que es la hija de puta! .¡Qué mierda se va a hacer, si tiene un pelo de mierda, que parece paja de escoba. Ni aunque se pusiese peluca la muy puta!

……………………………………………………………..
Ahora dos hombres se encuentran en la calle, uno de ellos va saliendo de la peluquería:

-Que hacés, personaje! ¡¿Te cortaste el pelo?!

-No, me lo arremangué, boludo, ¿por?

-Hacele juicio a ese hijo de puta del peluquero. Te queda como el orto,
boludo, así tan cortito.

-Si, pajero pero a tu vieja le encantó. ¡Ja, ja, ja!

-Y bueh, pero mi vieja está ciega, pobrecita, salamín!¡Ja, ja, ja!

-Bueno, te dejo, mandale de mi parte un beso a tu mujer. Cada día está más fuerte la guacha esa!

-¡Y vos a la fiestera de tu mujer, cornudo!, decile que cuando vuelva de trabajar a la noche me devuelva los calzonzillos, la muy puta.

Se despiden.

Uno se va pensando:
‘Qué tipazo es este Raúl!’

Y el otro se va pensando:
‘Cómo lo quiero a este loco.’

Lo que la mujer ve…

No coincide con lo que vemos los hombres, eso está más que claro.

Sino vean la imagen de más abajo y díganme si no coinciden en la mayoría (o totalidad) de los puntos.

Me recuerda mucho a una imagen que posteó Cecilia hace un tiempo sobre como vemos los colores los hombres y cómo los ven las mujeres.

Lo cierto es que ambos géneros perciben el mundo de maneras completamente diferentes, lo cual está muy bien, aunque a veces nos moleste un poquito.

Visto en Cuanta razón, gracias a Facundinho.

Lo que ellas ven

Manslater: traductor de lenguaje femenino

Esto acabo de robármelo de la cuenta de Facebook de Patricio.

Se trata de la publicidad del gadget definitivo, lo que siempre quisimos tener y nunca pensamos que podría existir. un aparato capaz de traducir las palabras de la mujer al lenguaje humano. Algo que seguramente nos ahorraría muchísimos dolores de cabeza.

Si existe, necesito uno de estos con urgencia. Espero que Papá Noel recuerde que he sido una buena persona y me porté bien durante todo el año.