Links de lunes

Ultimo lunes de febrero, comienzan las clases y todos de vuelta a las corridas para llevar a los niños temprano antes que el tráfico se convierta en un caos…siempre y cuando los docentes no estén de paro.

Al momento de escribir esto, domingo por la tarde, todavía no sabemos si los chicos van a tener clases o no.

Posts recomendados:

  • Vos no entendés porque no tenés…¡Sentido común! (Marina en lo de Fabio).

Links de lunes

ChanchufesPasó semana santa, pascuas y todos rompieron los huevos (cuac!), pero ya estamos de nuevo en lunes y hay que continuar con las labores cotidianas, como los links:

  • La simpática imagen de hoy pertenece a este sitio.
  • In the playroom, muy buenas fotografías de cuartos infantiles un tanto inquietantes.
  • Britney Spears usa una doble de cuerpo en su video Till the world ends (vía Capitan Intriga).

Posts recomendados:

La imagen más terrorífica

MiedoEn junio de 2008 me tocó asistir al segundo DIC (Día Internacional del Comentarista de blogs), organizado por el célebre comité conocido como “El comando Banchero” o “Los (pre)históricos”.

Como el evento se limitaba a una noche de pizzas y cerveza, mi viaje estaba planeado para ir y volver rápido, alojándome una sola noche en un hotel barato del centro de Capital. La cosa se complicó y tuve que quedarme un día más de prepo pero no viene al caso.

La cuestión es que terminada la joda, con after en lo de Rabino (vino, Wii, caramelos, etc.) incluído, volví en taxi al hotel a eso de las 5 AM (hora más, hora menos). Caminé media cuadra con el maletín de la notebook en una desolada Buenos Aires de madrugada, donde no había ni un perro, me planté frente a la puerta de vidrio y, apurado, llamé al timbre. El conserje se despertó con un pequeño saltito, me abrió la puerta, murmuró algo inentendible gracias a nuestros estados soñoliento y etílico (es fácil adivinar el mío) y volvió a su puesto detrás del mostrador-cama.

Yo crucé el pasillo en penumbras de la planta baja hasta llegar a la escalera que me llevaría al primer piso y mi habitación, subí los peldaños en caracol, agarrándome de la baranda porque no veía bien en la oscuridad y al llegar arriba me doy con que el pasillo estaba completamente en tinieblas. No había ni un solo foco encendido.

Pensé que tenía sensores de movimiento y se encenderían a mi paso pero me equivoqué, tuve que caminar por un pasillo oscuro donde apenas podía visualizar lo que alumbraba con mi teléfono. Medio en pedo y cagado de miedo, se me ocurrió que podría bajar y pedirle al conserje que me encienda las luces o me acompañe con una linterna, pero la idea de despertarlo nuevamente me hizo desistir.

Finalmente llegué a mi habitación, sobre el final del pasillo, abrí como pude (no podía embocar la llave), prendí la luz a las apuradas y me dio por pensar qué hubiera pasado en mis calzones si por ese pasillo se me aparecía un niño en triciclo.

Y no estaba tan loco, parece que el cine nos ha influenciado tanto que lo más espantoso que muchos se imaginan es que les aparezca una niña en un pasillo de hotel (lo del triciclo es otra clásica imagen cinematográfica).

Delitos, partuzas y sarasas varias

Cuando viajo, siempre llevo algunos gadgets conmigo, pero siendo tan pijotero, debería prepararme este arsenal para alojarme en hoteluchos.

Eso sí, ojo con robarse las toallas porque ahora te pueden meter preso/a o castigar por cualquier boludez.

Lo que nunca me olvido es mi set de mouse y pad para telos (es lo más cercano que estoy de poder tocar algo así).

Y hablando de hoteles y partuzas, mucho cuidado si estás en el albergue universitario y se te ocurre hackear la cuenta de un político. También hay que tener mucho ojo al momento de robar una notebook.

Lo que ocurre es que hay gente que se confía demasiado de la tecnología y termina en cualquier parte, aún sabiendo que pueden ser afectados por la radiación solar. De todos modos, éste es un gadget que no me interesa.

Saliendo un poco del tema, parece que hay gente a la que no le va del todo bien con AdWords, para ellos, nada mejor que aprovechar esta oferta.

Para no andar mendigando, hay que estudiar, y nada mejor que este kit escolar y una curiosa biblioteca para tener los libros ordenados.