#ReviewsBizarros: feta de jamón cocido Paladini

Rollito de jamón cocidoPaladini es, quizás, la marca más reconocida de fiambres en Argentina, y bien merecido que se lo tiene. Hace mucho tiempo que se dedica a la producción y comercialización de productos como jamón, salame, salchicha, mortadela, etc. cuya excelente calidad no tiene discusión.

Cuando fui a Rosario el año pasado, específicamente el domingo durante el DELM (Domingo En La Mañana) recuerdo que venía medio golpeado de la caravana de la noche anterior y no quería almorzar nada pesado, por lo que pedí una picada de productos Paladini, que sería mi última comida en tierras Rosarinas (todavía no entiendo como algunos comían bife de chorizo, hamburguesas, etc. con el alcohol que habían ingerido hasta no mucho antes).

Debo confesar que, exceptuando el sushi de la noche del sábado, esa picada fue lo más rico (con bajo contenido felino) que comí en Rosario, por lo que cada vez que sale picada o fiambrada (?) en casa, trato de conseguir productos de esa marca (no la nombro más para que no parezca un post patrocinado), como en este caso.

En esta oportunidad no fueron más que unos sambuches de jamón y queso con pan francés y mayonesa Dánica clásica, pero la review y el compromiso asumido para hoy bien valen que les comente mis impresiones sobre la feta de jamón.

  • Color: rosado con vetas más claras (sin llegar al blanco). El color rosado es característico del jamón cocido, así como la escasa presencia de vetas y filamentos, más comunes en la paleta. Cuando la tonalidad pasa del rosa claro al violeta, es momento de sacrificar la feta y arrojarla al incinerador.
  • Textura: carnosa, suave y algo húmeda al tacto. El frío de la heladera colabora en la buena conservación de la calidad de la feta, especialmente si esta se encuentra en su empaque sellado. Si la feta presenta una especie de baba o textura jabonosa, es probable que esté pasada y no se recomienda su consumo.
  • Olor: no muy penetrante, apenas perceptible en fetas jóvenes de poca maduración. El aroma a cerdo muerto en el basurero es un indicativo de mala calidad.
  • Sabor: un manjar que solo se disfruta a pleno luego de años de comer mortadela de dos mangos el kilo. El maridaje (?) con el queso Ilolay es excelente, la mayonesa es opcional y sólo debe ser administrada por manos expertas a fin de no saturar los sabores del fiambre.
  • Precio: como todo producto de alta calidad, el costo puede resultar un tanto elevado si se lo compara con similares de otras marcas, pero la excelencia del jamón testeado justifican ampliamente su precio (algo así como $9 los 200 gramos en Wall-Mart).

Más información en el sitio oficial del jamón cocido.

UPDATE: me había olvidado de mencionar que el presente post está inspirado en este review de Patricio.

ReviewBizarro de tapas by @TioEze

ReviewBizarro de Glade Glass Scents by @patriciodm