Reacción de nardos coreanos ante baile sensual

Según la cultura popular, los nerds son personas inteligentes, obsesivas y con serias dificultades para socializar.

Y si hablamos de socializar, esas limitaciones son más evidentes cuando se trata del sexo opuesto, especialmente cuando el nardo es masculino y la chica está más buena que comer dulce de leche del frasco.

Por eso, algo como lo de este video no debería sorprender demasiado…o sí, no sé.

Visto en Geek The Planet – Vía Guille.

Acá hay verano

Llegó el año nuevo, en pleno verano, para algunos empiezan las vacaciones y el tiempo libre.
Pero no todas son cosas buenas en época veraniega, en verano no está todo bien, sino lean la siguiente lista, la primera del año y numerada a pedido de Sergio:

  1. Aparecen los mosquitos y vuelve el dengue. Pero ya estamos acostumbrados a la paranoia de la gripe de modo que la cosa no cambia demasiado.
  2. Al terminar las clases, los niños están todo el día en casa. Quienes tengan hijos no necesitan que me explaye demasiado en este punto.
  3. Las noches son más cortas (?)
  4. En vacaciones se gasta mucho más. Y no sólo los que viajan, los que se quedan en casa también suman gastos por navidad, año nuevo, reyes, pileta, paseos.
  5. Quienes vivimos en zonas calurosas no podemos privarnos del aire acondicionado, lo que suma un nuevo gasto por consumo eléctrico. Quienes no tienen aire acondicionado tienen que gastar para comprar uno o deshidratarse.
  6. Mi palidez es más notoria durante el verano.
  7. Los lentes de sol hacen que me vea como Jacobo Winograd 🙂
  8. A pesar de tener más tiempo libre, hay actividades que uno quisiera realizar y no puede, todo por vivir en el desierto, por ejemplo: practicar deportes durante el día, retomar el gym, salir a tomar un café (?), juntarse con amigos en algún sitio que no tenga pileta.
  9. A consecuencia de no poder ir al gym, la panza cervecera continua en plena expansión, lo cual no es muy vistoso como para andar luciendo en los balnearios.
  10. Las mujeres andan más livianas de ropa. A primera vista parece algo bueno, pero la cosa se complica cuando uno está en pareja y no puede arriesgar su integridad física por una mirada.