Links de lunes

Ya estamos de vuelta y, como sucede habitualmente, el fin de semana se pasó volando.

Lo bueno de eso es que significa que, al menos, estuvo entretenido, no hubo tiempo para aburrirse.

Lamentablemente, hay que volver a las actividades, pero que no decaiga, son sólo cinco días :s

Posts recomendados:

 

Hacer valer los derechos

En los links de hace un par de semanas, incluí un post de Letra P, en el que Bruno Bimbi relata el maltrato sufrido a la salida de una conocida librería.

Sin entrar en detalles, Bruno había sido acusado de ladrón por el personal de seguridad y el gerente del local sin ningún tipo de prueba, solo por negarse a entregar o vaciar el contenido de su mochila.

Les copio este pedacito a modo ilustrativo de la situación:

—Si no te estuvieras robando libros no tendrías problema en abrir la mochila. Tu actitud es sospechosa —dijo el supuesto gerente.

—En primer lugar, ni vos ni ese tipo, que no es policía sino apenas empleado de seguridad, tienen autoridad para obligarme a mostrarles la mochila. Ni siquiera la policía podría obligarme, salvo con una orden de un juez. Si vos me viste robando un libro, llamá a la policía, si no, callate la boca. Segundo, si no me dejás salir de la librería, eso se llama privación ilegal de la libertad, es un delito y el que va a llamar a la policía soy yo. Tercero, no pienso abrir la mochila porque no voy a tolerar que me acuses de ladrón porque sí. Yo no tengo por qué probarte nada, soy apenas un cliente que se está yendo de la librería y si vos sos un paranoico es un problema tuyo, pero yo no tengo por qué aguantar que me pongas bajo sospecha porque se te da la gana —le dije.

—Pero vos te estabas escapando, eso es sospechoso. ¿Por qué te quisiste escapar si no tenés nada que esconder?

—¡Estaba saliendo, no escapándome! ¡Cuando una persona entra a un negocio, después sale, no se queda a vivir! Además, ¿salí corriendo? No, iba caminando tranquilito hacia la puerta, cuando este tipo me bloqueó la salida y vos me empujaste. Si no me dejás salir ya, llamo a la policía.

—Llamala, pero de acá no salís.

Los dos agentes de la Policía Federal que llegaron en pocos minutos estaban más perdidos que policía en la Facultad de Derecho. No tenían ni idea de qué tenían que hacer o quién tenía razón. Les dije que quería registrar una denuncia por privación ilegal de la libertad contra el tipo de seguridad y el supuesto gerente, que además me había agredido físicamente. Este último les dijo que yo me estaba robando un libro y no quería abrir la mochila. Yo les dije que no podían tocar mi mochila sin orden de un juez y menos aún impedirme salir, empujarme e intimidarme como lo estaban haciendo, y que no tenían ningún motivo para acusarme de nada, sino apenas paranoia. Además, si me estuviera robando un libro y me obligaran a abrir la mochila sin orden judicial o sin que se cumplan algunas de las justificaciones legales posibles, ni siquiera serviría como prueba para acusarme de nada, porque sería una evidencia obtenida ilegalmente.

El relato sigue y habla de la intervención de otra persona que, afortunadamente, tenía dos dedos de frente y ayudó a solucionar la situación. Al margen de lo sucedido al autor de ese blog, lo cierto es que no muchos están al tanto de sus derechos en estos casos, yo mismo me enteré al leer ese post. Muchos optarían por abrir la mochila y mostrar su contenido para evitar el escándalo o por temor a las acciones legales que pudieran tener legal, que en realidad serían nulas.

Ahora, acabo de ver en Facebook una imagen sobre derechos de los fotógrafos al tomar imágenes de policías en la vía pública, cuyo contenido debo confesar que también desconocía.

Es esta:

FotografíaA lo que voy es que de algún modo deberíamos estar al corriente de nuestros derechos en la vía pública y hacerlos respetar como corresponde, porque, no esperemos que los demás nos lo estén recordando cuando sufren algún tipo de atropello.

Seríamos mejores ciudadanos, más comprometidos y hasta solidarios en este tipo de situaciones incómodas, como en la de la librería.

No tengo estéreo

LadrónA los que no lo sabían les cuento que me robaron.

El jueves por la noche fuimos con un amigo a la casa de un otro que cumplía años para saludarlo, comer unas pizzas y tomar un vinagre. Lo pasamos muy bien pero como al otro día había que laburar, cortamos la joda (al menos yo) y nos despedimos para regresar a casa.

Cuando voy a subir al auto me doy con el vidrio roto, me fijo adentro y veo pedazos de cristal por todo el interior y los cables sueltos emergiendo del hueco donde antes estuvo el estéreo.

A esa hora, 3:45 AM, tuve que ponerme a sacar un poco de vidrios, el dueño de la casa me prestó una toalla para que pueda sentarme en el asiento que estaba lleno de vidrios, y nos fuimos a hacer la denuncia. No pudimos porque solo había agentes de guardia y las denuncias las toman en horario administrativo, aunque igual me tomaron los datos.

Llegué a casa tarde, me dormí como a las 5 AM y a las 7:30 ya estaba en pie para ir a trabajar. A las 9 AM volví a la comisaría, hice la denuncia y luego llamé al seguro. Muy buena onda la gente de HSBC que me tomó los datos pero me dijeron que acá en La Rioja no tienen prestadores, así que tuve que hacer cambiar el vidrio por mi cuenta y pasarles la factura para que me reintegren el importe a mi cuenta bancaria.

Ya cambié el cristal ($ 205) y ahora tengo que buscar un estéreo nuevo para tapar el hueco, más que nada por estética porque casi ni lo uso, salvo para escuchar los partidos durante el fin de semana, así que le voy a meter cualquiera que encuentre por ahí, que sea barato y funcione.

Sobre el robo en sí mismo, la verdad que no me molestó demasiado, será que estoy viejo y hay cosas que poco me importan. Por ejemplo, el vidrio lo cubre el seguro y el estéreo que tenía cuesta dos mangos, era viejo y fallaba, o sea, no lo voy a extrañar.

Creo que mis amigos se preocuparon e hicieron más mala sangre que yo, que era el damnificado, eso es solidaridad 🙂

La cuestión es que ya está todo resuelto y lo más molesto fue el tramiterío del viernes y los vidrios en los asientos.

Links de lunes

Se acaba el mes, última semana antes de un mayo especial, repleto de efemérides.

Que abril termine muy bien para todos y que estos links sirvan para elegrarles el comienzo de la semana.

A continuación los posts recomendados, el que no los lea se la lastra:

  • Alvago y una nerdada anatómica que salió por todas partes, pero no todos le dan el crédito ¬¬

Demorado relata accionar policial en Twitter

Miren lo que le pasó a Jerónimo: parece que alguien se asustó de sus gadgets y le mandó a la policía para que lo revise.

Yo no sé si hubiese tenido la mente tan fresca como para ponerme a twittear mientras los azules me desvalijan el auto, lo bueno es que no pasó de un susto.

Me quedo con estas frases del protagonista de la historia: “Hay una psicosis, ven muchas pelis y no saben interpretar”, “a la policía le hace falta más formación en temas de tecnología”.

Gracias a Jimena por el enlace.