La siesta

Hace unos días me enteré que existe algo así como un campeonato mundial de dormir la siesta.

Si fuese una disciplina olímpica, entre santiagueños y riojanos nos traeríamos todas las medallas, pero parece que son muy vagos como para realizar la petición formal al COI.

De todos modos, la siesta no es solo dormir un rato fuera del horario habitual que va de la noche a la mañana, existe mucha información sobre los beneficios y características deseables en una siesta, como podrán ver en la imagen que sigue.

Visto en Extremísimo.

Siesta

Siesta de putos

Che, estos porteños ya no saben que inventar.

Resulta que ahora apareció algún visionario con la genial idea de instalar “siestarios“, o sea lugares donde echarse una siesta. Sí, yo también pienso que es una idea muy WTF, pero parece que no es autóctona (tampoco nos mandemos la parte). Según leo en la nota de Yahoo, la iniciativa ya fue probada, exitósamente (!), en países como Inglaterra, Australia y Japón y llega a Buenos Aires como un servicio destinado a brindar algo de paz a la estresante vida de la mayor metrópoli argentina.

La verdad que no sé de donde habrá surgido el curro pero tanto en Santiago del Estero como en La Rioja podemos darles cátedra sobre dormir la siesta, aunque la fiaca es más fuerte y dejamos que la idea la patente y explote alguien con más espíritu emprendedor.

De todos modos, mirá si voy a pagar por echarme un sueño, por más aromas y musiquita que le metan no creo que lo valga, especialmente para alguien como yo que está acostumbrado a dormir en una casa donde habitan una esposa, tres niños, un perro y un hamster, si puedo dormir en esa selva de bullicio, puedo hacerlo en cualquier sitio.

Claro, la vida en La Rioja es mucho más relajada, acá el horario laboral es dividido entre mañana y tarde-noche (casi nadie labura de corrido), en cambio en Buenos Aires la gente se duerme en el subte, tren, colectivo e incluso caminando por la vereda durante el trayecto desde la casa al trabajo o viceversa, así es la vida en las grandes ciudades, el tiempo apremia y no hay que demorarse, ni siquiera para echarse una siesta.

Encima un sueñito de 45 minutos como máximo es desperdiciar el tiempo, ya lo dije antes, si se duerme SE DUERME, sino ni vale la pena sacarse la ropa. Esta gente ofrece servicios de 25 a 45 minutos con música, perfumes y luces de colores, luego de lo cual te sirven un té con galletitas…el cartel de PUTO en la frente va gratis.

Si tenés sueño te dormís como sea, donde sea y el tiempo que puedas, por ahí te despertás a los diez minutos y puteás porque seguís con sueño y no te queda tiempo o al revés, tenés tiempo pero el sueño no llega, así es la cosa, el sueño es un turro que va y viene a su antojo y no de acuerdo a nuestras necesidades y tratar de forzarlo y adornarlo es de maricas.

Siesta aceptable

Ayer preguntaba en Twitter cuánto tiempo hay que dormir para que sea considerado una siesta aceptable.

Recibí muchas respuestas:

  • 45 minutos según Guadis. Pero luego lo pensó mejor y me dio una respuesta más acorde a lo que esperaba 🙂
  • Para lager07 es suficiente con apenas…cinco horas!
  • Según Dalí, y Mola, entre 30 y 40 minutos.
  • La respuesta de LucasL puede ser un tanto difícil de poner en práctica.
  • Sol debería ser riojana 🙂

Yo no soy un tipo que disfrute mucho de dormir, aunque, como dice Inés, ahora duermo la siesta, cosa que antes no hacía.

Pero tampoco la siesta es algo necesario para mi, el sueño no me vence (el hambre sí), puedo estar mucho tiempo despierto y dormir unas pocas horas y seguir como si nada, pero si tiro a dormir la siesta tiene que valer la pena.

No sé como hacen algunos que se mandan un mini-sueño de veinte minutos y están como nuevos, yo para eso ni me saco los zapatos, si me duermo tiene que ser una hora o más sino me despierto cruzado, peleado con el mundo.

Tampoco soy de los que echan un sueño y se pasan de largo, durmiendo durante tres, cuatro o cinco horas corridas a la siesta. Ni siquiera en mi mayor desvelo puedo dormir tanto. Las veces que vuelvo tarde me levanto a las pocas horas de acostado y sin hacer escándalo (tengo testigos). Y ni hablar cuando viajo, ahí directamente ni duermo, bah sí, pero muy poco.

La pregunta de rigor: ¿cuánto tiempo es para ustedes una siesta aceptable?