Links de lunes

Hoy es feriado y ayer no estaba en condiciones física ni mentales ponerme a armar los links, así que si se estaban preguntando qué pasaba, esta es la respuesta: paja.

Pero basta de dilatar el asunto, vamos a lo que nos convoca.

  • Christiania, el paraíso de ustedes, hippies anarquistas (?)
  • Olvídense de la duck face, ahora la onda para las fotos es sparrow face.

Posts recomendados:

Links de lunes

Arrancamos con los primeros links de noviembre, el año se va a los pedos y comienza la venta de pirotecnia mientras en mis orejas todavía suenan los ecos de los petardos de la navidad pasada.

Acá los links:

  • 10 cosas que, quizás, no sabías sobre Spiderman.

Posts recomendados:

 

Snooze

Snooze es una palabra que despierta (cuac!) sensaciones ambivalentes, por un lado el placer de dormir un rato más y por el otro la culpa por domir un rato más.

Si hablamos de snooze, hablamos de postergar. El snooze es culpable de retrasar nuestro día, haciendo que el sueño se extienda por pequeños periodos de cinco o diez minutos más allá de lo estipulado al momento de acostarse. Postergamos el comienzo de la vida en pos de alargar el descanso, que a veces no es necesario, retrasamos las obligaciones para dejar pasar el tiempo remoloneando, quizás sin dormir.

Lo bueno está cuando nos despertamos y vemos que llegamos tarde (o no llegamos) a nuestras obligaciones, o que nos perdimos la oportunidad de desayunar en familia porque todos los demás ya se levantaron. Además está la culpa por llegar tarde o faltar al laburo, con las consecuencias que eso trae, o en el mejor de los casos, de tener que salir apurado, sin desayunar, pelearse con el tráfico y terminar más estresado de lo necesario, solo por quedarse un ratito más en la cama.

¿Por qué será que quienes abusamos del snooze no nos acostamos diez minutos antes en lugar de dormitar ese tiempo después?

En la vida, como en el sueño, solemos darle al snooze, a veces sin querer y muchas otras a conciencia.

Nos la pasamos postergando, ya sea por falta de tiempo, de dinero, de ganas o, peor aún, por miedo.

“Cuando tenga dinero, cambio el auto”, “cuando tenga tiempo, estudio inglés”, “cuando pueda, me llego a visitar a mis viejos”, “cuando esté más presentable, hablo con esa chica”, y así se nos va el tiempo y las oportunidades, porque la verdad es que aquello que pudiste y no hiciste hoy, mañana tal vez no te interese o realmente no puedas realizarlo. Los autos suben de precio y la carrera por conseguir el dinero se hace eterna, cuando somos más grandes nos cuesta más aprender, siempre está bueno aprovechar el tiempo que se pueda pasar con los padres o hijos y esa chica tan linda seguramente tiene más admiradores y no va a esperar eternamente.

Que no se nos pase la vida postergándola.

La imagen pertenece a Loldwell.com

snooze

La siesta

Hace unos días me enteré que existe algo así como un campeonato mundial de dormir la siesta.

Si fuese una disciplina olímpica, entre santiagueños y riojanos nos traeríamos todas las medallas, pero parece que son muy vagos como para realizar la petición formal al COI.

De todos modos, la siesta no es solo dormir un rato fuera del horario habitual que va de la noche a la mañana, existe mucha información sobre los beneficios y características deseables en una siesta, como podrán ver en la imagen que sigue.

Visto en Extremísimo.

Siesta

Sueños

Sueño de Gaby

Según Wikipedia, el sueño se define como “un estado de reposo uniforme de un organismo. En contraposición con el estado de vigilia -cuando el ser está despierto-, el sueño se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración) y por una respuesta menor ante estímulos externos.”

Pero también denominamos sueños a cierto tipo de deseos y aspiraciones, que muchas veces se presentan como inalcanzables.

Se dice que cada vez que dormimos profundamente, en la etapa denominada REM, es cuando soñamos y nuestro cerebro brilla de actividad, todo surge y se libera durante esos momentos.

Me gusta pensar que soy lo suficientemente maduro como para hacerme cargo de mi inmadurez y soñar despierto, con o sin movimiento de ojos. Me gusta dejarme llevar por las visiones oníricas de otros que tienen más imaginación que uno y que también son unos viejos inmaduros.

No puedo imaginarme un mundo sin sueños ni visionarios, hoy todo sería muy diferente si tipos con Verne, Da Vinci, Newton, Tolkien o Tesla no se hubiesen permitido soñar despiertos, o que habiéndolo hecho, se guardaran sus visiones para sí mismos por temor a la crítica.

Todos aplaudimos las genialidades de Clarke, Spielberg, Jobs, pero no somos tan tolerantes con los delirios de los más cercanos. Miramos raro al soñador, al que divaga en voz alta. Eso es algo que debemos cambiar.

Yo por mi parte, haré el esfuerzo, dejaré soñar, no, mejor dicho fomentaré los sueños en mis niños y les permitiré conocer mis sueños y los ajenos, aquellos que me alegran y distraen a diario.

LInks de lunes

Otra semana cortita que arranca, pero como suele suceder, estos tres días laborales van a tener como treinta horas cada uno.

No importa, el tiempo vuela cuando hay links para visitar.

  • ¿Fanático de Los Simpson? No te podés perder los mashups de Springfield Punx (los de Batman Arkham City están geniales).
  • Vieron esas personas que sólo necesitan dormir unas pocas horas y están siempre frescos como una lechuga? Ok, parece que es una condición genética.

Posts recomendados:

Siesta de putos

Che, estos porteños ya no saben que inventar.

Resulta que ahora apareció algún visionario con la genial idea de instalar “siestarios“, o sea lugares donde echarse una siesta. Sí, yo también pienso que es una idea muy WTF, pero parece que no es autóctona (tampoco nos mandemos la parte). Según leo en la nota de Yahoo, la iniciativa ya fue probada, exitósamente (!), en países como Inglaterra, Australia y Japón y llega a Buenos Aires como un servicio destinado a brindar algo de paz a la estresante vida de la mayor metrópoli argentina.

La verdad que no sé de donde habrá surgido el curro pero tanto en Santiago del Estero como en La Rioja podemos darles cátedra sobre dormir la siesta, aunque la fiaca es más fuerte y dejamos que la idea la patente y explote alguien con más espíritu emprendedor.

De todos modos, mirá si voy a pagar por echarme un sueño, por más aromas y musiquita que le metan no creo que lo valga, especialmente para alguien como yo que está acostumbrado a dormir en una casa donde habitan una esposa, tres niños, un perro y un hamster, si puedo dormir en esa selva de bullicio, puedo hacerlo en cualquier sitio.

Claro, la vida en La Rioja es mucho más relajada, acá el horario laboral es dividido entre mañana y tarde-noche (casi nadie labura de corrido), en cambio en Buenos Aires la gente se duerme en el subte, tren, colectivo e incluso caminando por la vereda durante el trayecto desde la casa al trabajo o viceversa, así es la vida en las grandes ciudades, el tiempo apremia y no hay que demorarse, ni siquiera para echarse una siesta.

Encima un sueñito de 45 minutos como máximo es desperdiciar el tiempo, ya lo dije antes, si se duerme SE DUERME, sino ni vale la pena sacarse la ropa. Esta gente ofrece servicios de 25 a 45 minutos con música, perfumes y luces de colores, luego de lo cual te sirven un té con galletitas…el cartel de PUTO en la frente va gratis.

Si tenés sueño te dormís como sea, donde sea y el tiempo que puedas, por ahí te despertás a los diez minutos y puteás porque seguís con sueño y no te queda tiempo o al revés, tenés tiempo pero el sueño no llega, así es la cosa, el sueño es un turro que va y viene a su antojo y no de acuerdo a nuestras necesidades y tratar de forzarlo y adornarlo es de maricas.