Estacionando like a boss

Ayer leía un tweet que decía algo como “si realizás 6 o más maniobras para estacionar, se te otorga automáticamente el DNI femenino”.

Más allá del componente machista asociado a la poca pericia de las chicas para conducir, existe el mito popular respecto al asunto, muchas veces apoyado por las propias mujeres (me consta).

Sin embargo, y para refutar lo dicho anteriormente, aparece esta muchacha rusa para dejar bien alto el honor de las mujeres al volante.

Más del 60% del tráfico web es generado por bots

Según surge del estudio realizado por Incapsula, cuyos detalles se pueden ver en la imagen de abajo.

De acuerdo a las conclusiones de la investigación, el tráfico generado en 2013 por no-humanos, se ha visto incrementado en un 21% respecto al año pasado.

Interesante, aunque no (tan) alarmante, debido a que la mayoría del tráfico de bots no corresponde a programas maliciosos.

Link: Incapsula – Bot traffic report 2013.

Bot traffic report 2013

[Infografía] Google Glass para conductores

Nada tan peligroso como los conductores que hablan por teléfono o envían sms.

Muchos accidentes se producen por este tipo de imprudencias, de hecho, un amigo fue atropellado desde atrás cuando iba en su moto, por un coche cuyo conductor iba distraído con el celular.

Existen alternativas, como los accesorios manos libres o enlaces bluetooth entre el teléfono y el stereo del auto, que permiten al conductor atender sin soltar las manos del volante.

¿Qué puede llegar a suceder con la llegada de Google Glass?

Vía TIC Beat.

Google Glass

Tránsito lento

Moto-rollerLos accidentes de tránsito en La Rioja, son el tema de moda en estos días. En realidad, el tema de hoy son los controles que se aplican desde hace un par de semanas.

Para los que no conocen el estado del tránsito vehicular riojano, les cuento que en esta ciudad hay una enorme cantidad de autos y motos en relación con la población, que, según los últimos censos, no llega a los 350.000 habitantes. Si a todo eso le sumamos que las calles son angostas y están llenas de baches, los semáforos funcionan cuando hay buen tiempo y el control de tránsito es era inexistente, los números de accidentes y víctimas de estos cierran matemáticamente.

Encima los poderes reinantes en la capital riojana no se ponen de acuerdo y se pelean para ver quién es el que tiene que recaudar controlar el tránsito. Por un lado la municipalidad pega el grito cuando el ejecutivo provincial decide otorgar poder de control de tránsito (labrar infracciones, secuestrar vehículos, etc.) a la policía, pero mientras tanto los accidentes se vienen sucediendo a montones. O sea, ahora no quieren que les toquen su laburo, pero antes no lo hicieron. Es más, la esquina más peligrosa del centro es precisamente la de la municipalidad, donde se están realizando tareas de construcción y la gente debe caminar por el medio de la avenida porque la vereda del municipio está ocupada con chapas y demás elementos, sin contar que el semáforo de esa esquina funciona semana de por medio.

Por otro lado, el ejecutivo sabe desde siempre que el tránsito en La Rioja es un desastre pero jamás le ajustó las cuerdas a los municipios y ahora usa el tema de los controles como un caballito de batalla (campaña suena feo), para que todos vean que el gobierno se preocupa por su gente…ahora. Tampoco sabemo muy bien a qué se dedica la empresa que tiene a cargo el ordenamiento de tránsito en el centro, salvo que te cobran por estacionar y te llevan el auto cada vez que pueden, no así las motos que estacionan o directamente circulan por la vereda.

Pero la culpa no es solo de las calles y la falta de orden, sino de los conductores, cualquiera sea el vehículo, porque en definitiva, son ellos (somos nosotros) quienes manejan y se accidentan. Es como esos clubes de fútbol donde corren a los técnicos cuando el equipo pierde varios partidos, pero todos saben que al final de cuentas, los que entran a la cancha son los jugadores.

En La Rioja la mayor imprudencia a la hora de conducir viene por el lado de los motociclistas, de hecho los números de accidentes y víctimas fatales así lo demuestran, y que no se me ofendan los “motoqueros” pero es así. A continuación les menciono algunos de los vicios de los conductores de dos ruedas en La Rioja.

Para empezar, acá nadie usa casco para andar en moto, y eso que una de las exigencias hacia las casas que venden esos vehículos es que cada unidad debe ser entregada junto con el casco. Ahora el gobierno provincial salió a venderlos a un precio bajísimo para que nadie se quede sin su elemento de seguridad, el plan se denomina “caso para todos”, como no podía ser de otra manera. De este modo, desde hace unos días vemos a la gran mayoría de los motociclistas con los cascos, pero no porque antes no lo tuvieran, sino que ahora se los exigen para conducir y cargar combustible, so pena de comerse una multa o quedarse a pata.

Otra imprudencia motociclística riojana es la clásica motito sandwich, donde tres o más pasajeros se conducen en un vehículo diseñado para una persona, o dos a lo sumo si no queda otro remedio. Obviamente, de todos los ocupantes cuando mucho uno cuenta con el casco, generalmente el conductor.

Sigo enunmerando violaciones: la motito en zigzagueante, total mi vehículo es angosto y puedo pasar entre los autos que están detenidos esperando el semáforo o lo que sea. Te cuento, amigo de dos ruedas y media neurona, el hecho que físicamente puedas hacer algo no te habilita a que lo realices. No porque los hombres podamos mear parados, vamos a sacar la pinchila y regar cualquier árbol del centro cuando la vejiga nos aprieta. Existe una cuestión de respeto hacia las normas de convivencia y los demás conductores.

Otra elemento de seguridad de los carecen todos los vehículos de dos ruedas son los espejos retrovisores. Quienes se compran la moto, lo primero que hacen es quitarle los espejos bajo el pretexto de “queda feo, nadie los usa”…claro, tu rostro sobre el rodado queda más lindo. Encima, se ven motos sin espejos ni luces de giro pero con parlantes enormes, escapes que rugen como león, modificadas para ir al ras del piso y llenas de luces de colores que pasan a toda velocidad por las veredas o entre los autos, cuyos conductores lucen hermosos cascos en el codo.

No digo que la proliferación de motos esté mal, es un vehículo económico, muy práctico y cómodo para moverse por la ciudad, pero no es para cualquiera, no todos los que compran una moto están en capacidad de conducirla.

Y no me refiero a un tema físico o de reflejos, la cosa pasa por una cuestión de responsabilidad para la que, lamentablemente, los riojanos no estamos preparados. Y en esto no hablo solo de los conductores.

Semáforo estilo reloj de arena

Cuando fuimos al segundo Rosario en Mayo, a Sergio y a mi nos llamó la atención el display del semáforo de cruce peatonal, donde la silueta humana era animada y se movía de acuerdo al tiempo restante para cruzar, o sea, al principio caminaba tranquilo pero cuando restaban pocos segundos se ponía a correr.

Está bueno a modo de aviso para que los peatones estén alertas sabiendo que les queda poco para cruzar, sería como una luz amarilla en los semáforos comunes.

Desde hace un tiempo, en La Rioja han reemplazado varios semáforos por los nuevos con led, con la particularidad de que la luz verde tiene un aviso cuando resta poco tiempo para el cambio: parpadea cuatro veces antes de pasar a la luz amarilla.

Todas estas señales vienen bien, siempre y cuando los que vamos al volante o caminando sepamos interpretarlas, no significa que como queda poco tiempo debamos acelerar y cruzar antes del cambio, sino todo lo contrario, es preferible detenerse y esperar un poco más.

Acabo de ver unos diseños de semáforos, basados en led, al estilo reloj de arena, donde pueden verse en todo momento el tiempo transcurrido desde un color y el restante. La verdad que están interesantes.

Link: Yankodesign – Sand Glass LED Traffic Lights

semáforo reloj

Abuelos al volante

Anoche veía por un noticiero de Buenos Aires un informe sobre la “viveza” criolla a la hora de conducir. Y por lo que vi, al igual que en La Rioja, los peores conductores son los motociclistas por razones varias.

Le preguntaban a la gente sobre esto y muchos coincidían en que, al menos en Capital, los vivos te tiran el auto encima obligándote a frenar (ley de la selva), se te cruzan de carril sin anunciar, pasan semáforos en rojo, no respetan las distancias, etc., siendo los infractores más frecuentes los conductores profesionales, llámese taxistas, remiseros y colectiveros, seguidos por los motociclistas y la gente mayor.

Sobre este punto, la verdad es que con los viejitos pasa lo mismo que con los adultos y adolescentes, hay de todo. Existen ancianos que manejan espectacularmente, son los más responsables y pueden darle cátedra a cuanto pendejo al volante encuentre. En cambio, hay otros que son imprudentes, se meten donde no deben, manejan a 10 km/h en una avenida y se ponen bravos cuando alguien se los hace notar.

Lo que sí es seguro que hay un tema de respuesta física, los reflejos no son los mismos que de joven y sentidos como el oido y la vista disminuyen con los años.

Por ejemplo, mi abuelo, que conduce desde que era prácticamente un niño, tuvo un accidente con una motito el otro día, no le pasó nada a ninguno de los conductores pero la verdad que en esta oportunidad él tuvo algo de culpa, y digo algo porque según las pericias la responsabilidad fue compartida.

Mi mamá me enseñó a manejar cuando yo tenía unos quince años, ella también maneja desde muy joven pero esto no significa que lo haga muy bien, es una persona que apenas agarra el volante se convierte en un manojo de temores, le falta coraje para enfrentarse al tráfico, quizás por estar acostumbrada a manejar cuando en La Rioja no había tantos vehículos y a tener chofer (cuando me vio seguro, me dejó el auto y ya no manejó más hasta que me casé y me fui de casa) 😀

Una vez, un viejo en un Jeep con más óxido que las ruinas del Italpark (?) se me apareció de la nada, en contramano por una calle que salía hacia la avenida por la que yo iba. Tuve que frenar y hacer una maniobra brusca para esquivarlo. Al toque estaba el semáforo, lo esperé y le dije de todo, el tipo me dice “andá, aprendé a manejar y después hablamos”, el caradura me decía que yo era el que no sabía manejar, le pedí que me muestre su licencia de conducir, si es que la tenía, porque yo sí, yo tenía un aval para manejar y él no (ni hablar del estado del auto).

A lo que voy es que la edad o la experiencia no siempre están relacionados con capacidad para conducir, saber manejar un auto no tampoco es lo mismo que conducir, por algo yo no me animo a manejar en Buenos Aires pero sí en cualquier otro lado.

Y hablando de viejos al volante, miren lo que puede suceder si la dejan manejar a la abuela.