Isla sin vírgenes

Durante muchos años, el volcán de la isla estuvo tranquilo, a lo sumo tiraba un poco de humo por algún hueco en la ladera de la montaña, pero nada más.

De todos modos, los ancianos de la aldea contaban que sus abuelos les habían relatado que los abuelos de estos habían visto enfurecer la montaña y escupir ríos de fuego y arrasar con todo lo que encontraba. Sólo algunos de sus antepasados lograron sobrevivir para reconstruir lo que ahora existía.

Saciado su hambre, el dios del volcán, que velaba por la isla y sus habitantes, volvía a descansar durante años, hasta que le entraba apetito nuevamente.

Y los tipos vieron que cuando el volcán entraba en erupción, los que peor la pasaban eran quienes se encontraban en desventaja, físicamente hablando, como mujeres, niños y ancianos.

Los ancianos, que habrán sido débiles de cuerpo, pero muy vivos como para haber sobrevivido hasta su edad, deben haber dicho algo como “el dios del volcán requiere de nuestro sacrificio. Observen a quiénes prefiere llevarse. No, los viejos morimos porque nos llega el tiempo de dejar lugar a los demás. Recuerden que los ancianos somos los portadores del saber y quienes comprendemos las conductas de Cacho (así llamaban al volcán), no querrán quedarse desamparados sin saber qué hacer cuando la montaña vuelva a enfurecer”.

De ese modo, deduciendo rápidamente mujer+niño=mujer joven, decidieron, por un lado, que los viejos eran insacrificables y por el otro, que el dios que se manifestaba a través del volcán era, además de iracundo, bastante picarón, le gustaban las jovencitas. Y si estas eran vírgenes, mucho mejor.

Listo, vamos a entregarle las chicas lindas a la montaña, una pena pero bueno, todo sea por la supervivencia de la aldea.

-Ok, cómo se hace la ofrenda, una minita por día?
-No boludo! Somos una aldea de dos mil habitantes, si le damos a todas las chicas, vamos a desaparecer más rápido que si el volcán nos explota en la cara. Yo diría que con una por año estamos.
-Bien, y en qué fecha se la llevamos?
-Humm…en invierno hace mucho frío, hay nieve y no creo que la piba se queme rápido. En verano está imposible subir con todo el sol pegando en la cabeza durante el ascenso…mejor en invierno u otoño. Qué te parece?
-Me parece perfecto, total, no soy yo el que va a tener que subir. La mandemos en primavera, que es época de renacimiento, cuando florecen las plantas y todo eso.
-Listo, y hacemos una fiesta en honor al volcán, donde elegimos a la más linda, de paso vemos un poco de culos.

Y fue lo que hicieron durante décadas para mantener aplacada la furia de la montaña. Todos los años, llegado el día de la primavera, elegían a su reina, a quien “premiaban” con un pasaje de ida y visita guiada a la cima, donde era entregada al dios volcán.

Año tras año, las chicas eran vestidas y arregladas con sus mejores galas para la elección, y, nerviosamente, desfilaban ante la atenta mirada de los viejos depravados que votaban por la más apetecible, de acuerdo a su criterio, que era también el del dios de la isla, que se comunicaba con la aldea a través suyo, obvio.

Pero, no por nada, la mujer es el ser más perfecto de la creación, y no sólo en belleza supera a su par masculino, sino que su astucia es mayor, quizás a modo de compensación por la diferencia física (que dicho sea, es menor en comparación con la viveza de las damas). Prueba de ello, fue el plan espontáneo urdido por las féminas, que, cansadas de no saber si pasarían de la siguiente primavera, decidieron que si había que sacrificar algo, que sea la virginidad.

Los ancianos vieron esto y decidieron aislar a las mujeres candidatas hasta el día del sacrificio, no sea cosa que se queden sin su cuota anual de sacrificio.

Pero las mujeres no se iban a quedar en el molde, así que aprovechaban la fiesta de primavera, mientras los viejos se preparaban para la elección de su reina del volcán, para eliminarse de la lista de candidatas al cetro. “A la mierda el volcán, que se busque a otra” y entregaban su tesoro al primer gil que estuviera dispuesto a recibirlo.

De este modo llegaban al momento de la elección sin chicas elegibles, lo que pasó una vez, dos, tres…hasta que los viejos de la aldea se dieron por vencido y decidieron dedicarse a la paja rezarle al volcán para que no los engullera.

Esto funcionó durante un tiempo, pero el volcán era también anciano, mucho más antiguo que los habitantes de la isla, y se había acostumbrado a las chicas vírgenes.

Links de lunes

Ya pasó San Patricio con un recuento bajo de borrachos en La Rioja. Claro, acá se terminó el chupi durante carnaval y no hay modo de reponer en menos de un mes.

Mientras tanto, ya nos están invadiendo con huevos y conejos de chocolate, como para que vamos haciendo números.

Bueno, vamos a lo nuestro:

Posts recomendados: